Leyendo la Biblia en 1 año, el primer hito

[picapp align=”center” wrap=”false” link=”term=milestone&iid=94231″ src=”0090/877d93c2-864e-41c7-a978-774f7787953b.jpg?adImageId=12299555&imageId=94231″ width=”234″ height=”351″ /]

Pasito a pasito, un día si y el otro también, el grupo de twiteros que estamos en el reto de leer la Biblia completa en un año hemos alcanzado el primer hito importante: terminar de leer los primeros cinco libros. Con frecuencia a estos libros, de Génesis a Deuteronomio, se les llama “el Pentateuco” o “la Ley”.

En el Génesis leímos sobre el inicio de la humanidad y la historia de los patriarcas Abraham, Isaac y Jacob. A Jacob se le cambia el nombre a Israel, el cual tiene 12 hijos de quienes descienden los israelitas. Pero, lo más conocido de la Ley son los 10 Mandamientos que formaban su parte básica, pero esta incluye otros cientos de leyes que eran de igual obligatoriedad para los israelitas.

Como ya comentamos en entradas anteriores, los primeros cuatro mandamientos definían la relación de Dios con el hombre; el quinto, con Dios y con los padres como sus representantes visibles; y los últimos cinco, con el prójimo. De estos últimos su orden se establece en función de la gravedad del daño causado: asesinato, adulterio, robo, falso testimonio y codicia (deseo egoísta). El décimo mandamiento, el que prohíbe la codicia, en realidad, revela la causa por la que se violan los otros.

Respecto a las demás leyes, unas 600 más, estas se pueden agrupar en los siguientes grandes aspectos:

  • Orden de gobierno teocrático. Dios es el Soberano Supreo (Exódo 19:5). Al ser así, la desobediencia a las leyes era una ofensa religiosa y un delito de lesa majestad, es decir, una afrenta contra el Jefe del Estado, contra Dios como Rey. No sorprende entonces, que con frecuencia leamos que el castigo por desobedecer para muchas leyes sea la pena de muerte.
  • Obligaciones religiosas. El mandamiento de la Ley mas importante (Marcos 12:30) las resume en “amar a Jehová con todo el corazón, mente, alma y fuerzas” (Deuteronomio 6:5; 10:12).
  • Deberes del sacerdocio. Se estabeció como los levitas ayudaría a los sacerdotes en el cumplimiento de sus deberes: enseñar la Ley de Dios, servir de jueces aplicando la ley divina, ofrecer sacrificios a favor del pueblo e inquirir de Dios mediante el urim y tumim.
  • Pertenenencia a la nación de Israel. Ser parte del pueblo escogido por Dios no estaba limitado solo a los nacidos en territorio israelita, la Ley establecía a quienes se podía o no admitir. Todos los residentes, israelitas o no, estaban obligados a cumplir la Ley.
  • Sistema judicial. Se establecieron leyes que regulaban los casos judiciales que contribuían a mantener a la nación sin contaminación, y proteger el bienestar de todos y cada uno de los israelitas. Estas leyes ponían de relieve la justicia y misericordia divinas.
  • Matrimonio, relaciones familiares y moralidad sexual. Estas leyes protegían la santidad, dignidad y honor de la familia, del matrimonio y de las personas.
  • Practicas comerciales. Se defendía tanto la honradez tanto en las relaciones comerciales como el respeto al hogar y propiedad ajena.
  • Leyes militares. Tenían el propósito de regular las guerras que Israel libró para hacerse de la ‘Tierra Prometida’. Prohibía las guerras motivadas por egoísmo o el afán de conquista mas allá de los limites dados por Dios.
  • Leyes dietéticas e higiénicas. Servían para mantener a los israelitas separados de las demás naciones para recordarles que eran un pueblo santo y dedicado a Dios (Levítico 19:2). Fomentaban la limpieza y la buena salud.
  • Otras obligaciones hacia el semejante. El segundo de los dos mandamientos mas importantes especificaban “tienes que amar a tu prójimo como a ti mismo” (Mateo 22:37-40; Levítico 19:18).

Aunque todavía no llegamos ahí es importante comentar que para los cristianos la Ley cumplió por lo menos 3 objetivos:

  1. Poner de manifiesto las transgresiones; mostrar que los israelitas necesitaban el perdón de sus ofensas y que se requería un sacrificio mayor que verdaderamente pudiera expiar los pecados (Gálatas 3:19).
  2. Como un guardián o tutor, salvaguardar y disciplinar a los israelitas, preparándolos para la llegada del Mesías (Gálatas 3:24).
  3. Algunos aspectos de la Ley representaron cosas mayores por venir; estas ayudaron a los israelitas sinceros a esperar e identificar al Mesías, pues pudieron ver cómo cumplía estos modelos proféticos (Hebreos 10:1; Colosenses 2:17).

El siguiente hito en el programa de lectura que estamos siguiendo es completar los Evangelios. Ya les contaré como nos va, espero que lleguemos ahí con éxito. En esta nueva etapa otros twiteros más se unieron al grupo inicial. A los nuevos les doy la bienvenida al reto @Biblia_en_365. Al grupo inicial, nos felicito!

Aunque solo son 10 o 15 minutos diarios, siempre meter en control los distractores es difícil, por eso a todos nos digo: Ánimo! Y gracias por acompañarme este año, en verdad lo aprecio.

Lo comentamos en twitter?

Anuncios

Y en el principio Dios hizo el “Big Bang”

[picapp align=”center” wrap=”false” link=”term=big+bang&iid=6799212″ src=”2/0/b/2/DARKAGES_bd31.JPG?adImageId=8853392&imageId=6799212″ width=”500″ height=”367″ /]

El relato bíblico de la creación genera opiniones diversas, desde los creacionistas que lo aceptan a ‘pie juntillas’, otros mas liberales que sostienen que se trata de una alegoría, y otros mas que de plano lo consideran solo una manifestación de la cosmovisión de la antigua cultura judía. Como cualquier otra cosa que sea malentendida el relato del Génesis merece un análisis imparcial para entender si coincide con los hechos conocidos.

Lo cierto es que el relato del Génesis no fue escrito para mostrar el ‘como’ de la creación, sino para narrar el orden de algunos sucesos y el espacio de tiempo (día creativo) en el que fueron formadas las cosas. Génesis aborda los asuntos desde la perspectiva de alguien que estuvieran en la Tierra. Esto se nota por la manera como trata los acontecimientos del cuarto “día” del Génesis. Allí se da una descripción del Sol y la Luna como grandes lumbreras en comparación con las estrellas. Sin embargo, un buen numero de estrellas son mucho mayores que nuestro Sol, y la Luna es insignificante en comparación con ellas. Pero no para un observador terrestre.

La primera parte de Génesis deja ver que la tierra pudo haber existido por miles de millones de años antes del primer “día creativo”, aunque no dice por cuánto tiempo. Pero, sí describe como era la tierra precisamente antes que comenzara aquel primer “día”: “Y la tierra estaba sin orden y desierta, y las tinieblas cubrían la superficie de la profundidad acuosa, y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas” (Génesis 1:2).

Para muchos, la palabra “día” usada en el capítulo 1 de Génesis significa 24 horas. Sin embargo, en Génesis 1:5 se dice que Dios mismo divide el día en un período más corto, y sólo llama día a la porción que tiene luz. En Génesis 2:4 a todos los períodos de creación juntos se llama un “día”: Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día en que Jehová Dios hizo la tierra y los cielos. La palabra hebrea yohm, en español “día”, puede significar espacios de tiempo de variada duración, lo que permite concebir períodos mucho más extensos que espacios de solamente 24 horas.

Con todo lo anterior en mente trata de relacionar los días creativos con los sucesos aceptados como hechos por la ciencia.

Despues del “Big Bang”
Al momento del Big Bang las 4 fuerzas fundamentales de la naturaleza: gravitación, fuerza fuerte, electromagnetismo, fuerza débil formaron una única fuerza, la superfuerza, que a medida que el universo se expande se separan una de otra. Luego aparecen los protones y neutrones que componen los núcleos del hidrógeno, deuterio, helio y litio. Al proseguir el enfiriamiento del universo los electrones se unen a los núcleos átomicos y forman los átomos neutros. Posteriormente la radiación y la materia que cubren todo el universo se separan, lo que se define como el descople. Aparecen luego las galaxias, las estrellas y los planetas. El Sol y los planetas se condensaron a partir de una nube de gas y polvo en un brazo espiral de la Vía Láctea. La Tierra se enfrío lo suficiente para formar una corteza sólida (http://www.astronomiamoderna.com.ar/DespuesdelBigBang.html).

  • Día primero: Y dijo Dios: Sea la luz. Y hubo luz. y separó Dios la luz de las tinieblas. Y llamó Dios a la luz día, y a las tinieblas llamó noche.
  • Día segundo: Entonces dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas. E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así. Y llamó Dios a la expansión cielos.
  • Día tercero (primera parte): Entonces dijo Dios: Júntense en un lugar las aguas que están debajo de los cielos, y que aparezca lo seco. Y fue así. Y llamó Dios a lo seco tierra, y al conjunto de las aguas llamó mares.

En nuestro planeta la vida comenzó cuando se formaron las primeras moléculas con las propiedades que se le asignan a la materia viva. Cuando entre estas moléculas apareció la clorofila, se tornó posible aprovechar la energía de la radiación solar para formar azúcares a partir del agua y del dióxido de carbono de la atmósfera mediante el proceso llamado fotosíntesis, durante el cual también se libera oxígeno a la atmósfera. (http://www.cienciahoy.org.ar/ln/hoy68/laevolucion.htm)

  • Día tercero (segunda parte): Y dijo Dios: Produzca la tierra vegetación: hierbas que den semilla, y árboles frutales que den fruto sobre la tierra según su género, con su semilla en él. Y fue así. Y produjo la tierra vegetación: hierbas que dan semilla según su género, y árboles que dan fruto con su semilla en él, según su género.

La atmósfera de las primeras épocas de la historia de la Tierra estaría formada por vapor de agua, dióxido de carbono y nitrógeno, junto a muy pequeñas cantidades de hidrógeno y monóxido de carbono pero con ausencia de oxígeno. Era una atmósfera ligeramente reductora hasta que la actividad fotosintética de los seres vivos introdujo oxígeno y ozono; [hasta que] la atmósfera llegó a tener una composición similar a la actual (http://www.tecnun.es/asignaturas/ecologia/hipertexto/03AtmHidr/110Atmosf.htm).

  • Día cuarto: Entonces dijo Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche, y sean para señales y para estaciones y para días y para años; y sean por luminarias en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. E hizo Dios las dos grandes lumbreras, la lumbrera mayor para dominio del día y la lumbrera menor para dominio de la noche; hizo también las estrellas. Y Dios las puso en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, y para dominar en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas.

La explosión cámbrica hace referencia a la aparición geológicamente repentina de organismos macroscópicos multicelulares complejos.

  • Día quinto: Entonces dijo Dios: Llénense las aguas de multitudes de seres vivientes, y vuelen las aves sobre la tierra en la abierta expansión de los cielos. Y creó Dios los grandes monstruos marinos y todo ser viviente que se mueve, de los cuales están llenas las aguas según su género, y toda ave según su género. Y vio Dios que era bueno. Y Dios los bendijo, diciendo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares, y multiplíquense las aves en la tierra.

La aparición del hombre civilizado.

  • Día sexto: Entonces dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género: ganados, reptiles y bestias de la tierra según su género. Y fue así. E hizo Dios las bestias de la tierra según su género, y el ganado según su género, y todo lo que se arrastra sobre la tierra según su género. Y vio Dios que era bueno. Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra. Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios y les dijo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sojuzgadla; ejerced dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra. Y dijo Dios: He aquí, yo os he dado toda planta que da semilla que hay en la superficie de toda la tierra, y todo árbol que tiene fruto que da semilla; esto os servirá de alimento. Y a toda bestia de la tierra, a toda ave de los cielos y a todo lo que se mueve sobre la tierra, y que tiene vida, les he dado toda planta verde para alimento. Y fue así. Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera.

El relato bíblico de la creación puedes leerlo en el capítulo 1 de Génesis.