La hora del planeta, en mi casa

El día de ayer, como la mayoría de ustedes saben, tuvo lugar el evento anual y mundial “La hora del planeta” que es el mayor evento de participación masiva frente al cambio climático. El año pasado, 2009, se involucraron más de 4.000 ciudades y pueblos a nivel mundial, apagando sus luces durante una hora para manifestar su compromiso frente al cambio climático. Esta ciudades representaron a 88 países, incluyendo 73 capitales y 9 de las 10 ciudades más pobladas del mundo, entre ellas la Ciudad de México.

Este sábado 27 de marzo de 2010 a las 8:30pm (hora local) fue el cuarto año consecutivo en el que se celebró este evento. En mi casa, que es la de ustedes, apagamos TODAS las luces. Hablamos en familia sobre cómo podemos contribuir con nuestro granito de arena para minimizar nuestro “costo ambiental”. Considero que en nuestra familia el evento fue todo un éxito. Por decirlo así, renovamos nuestro compromiso familiar y personal con la preservación del planeta.

Aunque pudiera pensarse que el objetivo de la Hora del Planeta es ahorrar energía, no es así. La idea detrás de la campaña es sumar esfuerzos, unificar voces, crear conciencia, sensibilizar a la sociedad sobre el estatus actual del planeta, generar iniciativas y llevar a cabo acciones contundentes para minimizar el impacto ambiental y enfrentar las consecuencias del cambio climático.

Comparte con nosotros, cómo fue la hora del planeta en tu casa o negocio?

Quieres leer mas sobre La Hora del Planeta? Sigue este link.

Anuncios

10-01-30. Sesión de apoyo en matemáticas constructivas

El día de hoy fue mas productivo que las sesiones anteriores. Eso se debió a básicamente dos razones, 1) hoy tuvimos solo 12 niños y 2) hoy nos coordinamos mejor mi compañero Rubén y yo.

Honestamente, el día de hoy deje que el liderazgo lo tomará mi compañero Rubén, que definitivamente venía inspirado. Yo me limite a explicar el ‘método para nunca equivocarse’ con frases breves y silbidos que los niños pudieran recordar más fácilmente, para reforzar lo que Rubén estaba explicando.

Hoy nos enfocamos primordialmente en restas y multiplicaciones que es donde detectamos las deficiencias mas serias (tomen en cuenta que son niños de tercer año, a estas alturas ya deberían dominarlo). Dimos un breve repaso de la suma, solo por diversión. Sé que usar las palabras ‘matemáticas’ y ‘diversión’ en una misma oración pudiera sonar a una gran contradicción. La verdad es que no. El método de Matematicas Constructivas desarrollado por el CIME (ver entradas anteriores de la categoría “Voluntariado en Fondo Unido”) hace que aprenderlas sea divertido.

Siento que ya nos hemos ganado la confianza de los niños, ahora el reto es ganarnos la de los padres, para poder hacerles sugerencias en el sentido de apoyar y dedicar tiempo a su educación en casa y no dejarle todo el trabajo al maestro.

En resumen, hoy disfrute mucho el día con los niños. Solo espero que mi compañero Rubén, a quien le deje casi todo el trabajo, pueda decir lo mismo. LOL!

El reto, sesiones de apoyo en matemáticas constructivas

Ya les había comentado que me ofrecí como voluntario para apoyar a niños de una escuela pública que se retrasen del resto de su grupo en matemáticas, como parte del voluntariado de Fondo Unido Chihuahua.

Acabo de regresar de la segunda sesión. ¡Sobreviví! La primera fue el ultimo sábado antes de salir de vacaciones de fin de año (2009). A diferencia de la primera sesión, esta vez tuve el apoyo de otros dos compañeros y el grupo fue un poco mas reducido, unos 20 niños. El grupo esta formado básicamente por los niños que mas se atrasaron durante el bimestre anterior. Muchos de ellos con problemas de disciplina y concentración importantes, así que se podrán imaginar el tamaño del reto.

La verdad es que 2 horas cada sábado es muy poco tiempo para ayudar a los niños, pero estamos haciendo el mejor esfuerzo para tratar de hacer una diferencia en su proceso de aprendizaje. Mis compañeros y yo tratamos de darle una atención y supervisión mas personal a los niños, cosa que es casi imposible para un maestro que tiene que atender grupos de 40 o más chavalos.

Me llama mucho la atención que los niños mas tremendos lo único que requieren es que se les preste mas atención y encausar toda la energía que dispersan al objetivo de aprender. Lo cierto es que la labor del maestro es limitada en este respecto. Son los padres los que pueden dedicar tiempo y atención de más calidad. Los padres saben que le gusta, y que no, a su hijo (o por lo menos deberían), así que para ellos es más fácil captar su atención y ponerles ejemplos que les hagan mas sencillo entender algunos conceptos que sus niños encuentren complicados.

Lo bueno es que ya pudimos establecer cierta confianza con los niños mas inquietos e indisciplinados (tal vez hubiera preferido usar mi látigo de Indiana Jones en lugar de iniciar el complicado proceso de la confianza, pero al parecer ya no se permite a los docentes usar la fuerza física), y hemos podido convencerlos de poner atención y esforzarse en mantenerse concentrados. Sin cantar victoria, creo que vamos por buen camino. Aunque apenas esta fue la segunda sesión, ¡ya se verá!

Nuevamente, mi reconocimiento sincero va a los profesores. Se requiere vocación y habilidades sobresalientes para efectuar diariamente la labor de educar. No es una responsabilidad menor, se trata de formar generaciones que tendrán el poder de cambiar lo que nosotros no hemos sido capaces.

¿Alguna sugerencia? Coméntala aquí en el blog o en Twitter.

El ‘divorcio emocional’

[picapp align=”center” wrap=”false” link=”term=divorce&iid=5086988″ src=”0/9/9/0/Bride_and_groom_a3b9.jpg?adImageId=8885039&imageId=5086988″ width=”474″ height=”360″ /]

En el tiempo de nuestros abuelos era casi inexistente, y hasta causa de discriminación. Ya para nuestros padres avanzó a pasos de gigante. Actualmente, se le podría considerar el “pan nuestro de cada día”. Tan es así, que el divorcio es el tema central para la trama de varias populares comedias de cine y televisión: Un matrimonio se divorcia, la madre se queda con la custodia de los hijos y al tiempo se casa con un viudo o divorciado que también tiene hijos. Al interior de esta ficticia y disfuncional familia se presentan problemas que serán resueltos con humor al final de la historia. Ya en la vida real, el divorcio es un proceso un poco menos gracioso y resulta, mas bien, doloroso.

Muchos se divorcian con la noble intención de “rehacer sus vidas”. Y efectivamente, la vida cambia en lo que tiene que ver con la vivienda, la situación económica, y otros, pero no necesariamente para bien. En el momento en que uno se decide a divorciarse, se está renunciando al control sobre los hijos, el dinero, y la vivienda. Algunos logran ponerse de acuerdo en estas complicadas cuestiones, pero otros no. Finalmente, un juez, un perfecto desconocido, termina decidiendo la frecuencia con la que se verá a los hijos, cuanto dinero les corresponde, quien se queda con la casa, etcétera. Y como si todo esto no fuera lo suficientemente frustrante para los ‘exes’, todavía hay que considerar los efectos del divorcio en los hijos.

A las nobles causas del divorcio se suma la de “dejar de vivir como perros y gatos”. Aquí se presenta otro giro inesperado. Con frecuencia, se tiene que lidiar mas con la intolerable ex-pareja después del divorcio que antes. Con la gran diferencia, que las cuestiones de discusión ahora son mas polémicas pues como ya mencione, tienen que ver, entre otras cosas, con la manutención, la custodia o el derecho de convivencia con los hijos. Al divorcio es aplicable una conocida ley de la física, no ‘destruye’ los problemas con el ex-cónyuge, solo los ‘transforma’. Así que no es raro ver que muchos ‘exes’ sigan dando monumentales y teatrales peleas aun mucho después de haberse divorciado. Les resulta difícil ‘bajarse del ring’, incluso años después de haberse divorciado legalmente. Son incapaces de cortar la invisible liga emocional, por alguna masoquista razón no dan el paso final para finalmente ‘divorciarse emocionalmente’ y acordar un armisticio.

Mientras se logra el acuerdo de paz, los ‘prisioneros de guerra’ son los hijos, con los que inicia una especie de concurso para ubicarse como el ‘padre mas popular’, y se deja de lado el objetivo de educarlos bien. Esta es la mayor de todas las estupideces del divorcio. El único proyecto y vinculo común entre la ex-pareja son los hijos, y es a este al que primero se renuncia. Inculcar valores para la vida se deja de largo y ahora lo más importante para los padres divorciados es ser el ‘papá mas buena onda’. Por la tendencia natural de los jóvenes hacia la autoridad, un “mi papá me deja, ¿por qué tú no?” bien aplicado de vez en cuando, y los esfuerzos para evitar que el hijo se pase ‘al bando enemigo’ dañan seriamente la calidad de la educación de los hijos. Como si esto no bastara, de ‘prisioneros’ se les convierte en la misma ‘artillería’. Se empieza a jugar con la lealtad del niño, a hablar mal del ex-cónyuge, y a usarlos para atacarse y chantajearse. Para terminar de adornar el cuadro, muchos no resisten la tentación de intercambiar papeles y buscan en el hijo apoyo emocional, y se intenta convertir al hijo en confidente. No hay que ser sicólogo para entender que no puede salir nada bueno de estas conductas.

Muchas veces el divorcio tiene poco que ver con el hecho de ‘escoger a la persona adecuada’, y mas relación con que tú seas la persona adecuada. La situación actual de cada matrimonio es el producto de la contribución de dos personas, para bien o para mal. Si tienes problemas en tu matrimonio ve con un consejero matrimonial, con tu guía espiritual o moral, con un amigo maduro de ambos, o lo que consideres necesario hacer; arregla tus problemas (los tuyos no los de tu pareja) y haz todo lo posible por mejorar tu matrimonio. Si no te concentras en ti, y buscas responsabilizar a tu pareja por el fracaso matrimonial, es muy probable que te divorcies de la persona pero no de tu problema, y en futuras relaciones el problema seguirá radicando en ti. ¡No te avergüences de pedir ayuda cuando aun hay tiempo, es mas vergonzoso servir de referencia geográfica: “A un lado de la casa del divorciado”!

Nos leemos en Twitter.

Pigmalión, el gerente mitológico

[picapp align=”center” wrap=”false” link=”term=teamwork&iid=7292867″ src=”8/2/b/c/High_angle_view_1dae.jpg?adImageId=8422170&imageId=7292867″ width=”500″ height=”333″ /]

En la mitología griega se cuenta de un rey escultor llamado Pigmalíon, que durante mucho tiempo buscó a una mujer perfecta para casarse. Al no encontrarla decide no hacerlo, y en su lugar, dedicarse a crear hermosas esculturas. Una de sus creaciones, Galatea, era tan bella que Pigmalíon termina enamorándose de ella (debió ser muy, pero muy bella, porque ese nombrecito es capaz de anularle la pasión a cualquiera). Según el mito, el enamorado rey, la trataba como si fuera real y estuviera viva. La diosa Afrodita, conmovida por el amor del hombre hacia la que era la mujer de sus sueños, le dice “Mereces la felicidad, que tú mismo has creado. Aquí tienes a la reina que has buscado”, y convierte a Galatea en humana.

Este mito sirve de nombre al llamado “Efecto Pigmalíon”, que se refiere al fenómeno que implica que cuando grandes expectativas son colocadas sobre las personas, sean estas niños, estudiantes o empleados, ellos se desempeñaran mejor. La hipótesis señala que el desempeño real de una persona puede ser influenciado por las expectativas de otros. Esta influencia puede ser benéfica así como perjudicial, dependiendo el tipo de etiqueta que se asigne al individuo. Ejemplos de etiquetas podrían ser: “eres un burro”, “eres muy listo”, “no haces nada bien”, “estoy seguro que puedes hacerlo”, etc.

En una entrada anterior comentábamos sobre las relaciones del tipo “Set-up-to-fail”, que pueden resumirse en que los jefes crean a sus propios empleados de bajo desempeño. El “Efecto Pigmalíon” es el fenómeno inverso. Es posible que un jefe, un maestro, o padre, al expresar sus altas expectativas, encomiar el esfuerzo y alabar los resultados, influyan positivamente en el tipo de desempeño que será demostrado en el mediano y largo plazo.

En el mundo laboral, es posible ver con frecuencia la influencia de las expectativas en el desempeño. He visto como gerentes ‘crean de la nada’ excelentes profesionistas. Pero también me ha tocado ver lo contrario, a gerentes que consiguen que profesionistas talentosos terminen con desempeños de malos a mediocres. Recuerdo que platicando con un antiguo jefe, le preguntaba como logró normalizar en un año una unidad de negocio que perdía millones (USD) con el mismo equipo de personas. La respuesta fue la siguiente: “Yo entiendo muy bien el poder del liderazgo. Yo convierto ingenieros ‘perdedores’ en ingenieros ‘triunfadores’, no al revés. El secreto esta en lograr que TODOS compartan la visión. Compartir el camino a la visión es en donde esta la diversión”.

  • ¿Como se puede comprender el poder del liderazgo? Con una buena comunicación intrapersonal. Cuestionando los supuestos y las actitudes propias. Estoy creando relaciones fallidas o ‘Galateas’? El gran reto del líder es conseguir el mayor compromiso emocional con la meta y el equipo.
  • ¿Como se comparte la visión? Con buena comunicación interpersonal. Orientando desde etapas tempranas del proyecto a TODOS los integrantes del equipo. TODOS: nuevos, viejos, mujeres, hombres, técnicos, ingenieros, gerentes, etc. Gran parte del secreto radica en lograr el mismo nivel de compromiso hacia la visión.
  • ¿Como se comparte el camino a la visión? Con buena comunicación organizacional. Promoviendo el contacto frecuente para transmitir las prioridades y expectativas, establecer los métricos de desempeño, y criterios de asignación del tiempo, etc. El objetivo es lograr un entorno favorable para garantizar la comunicación libre entre los miembros del equipo, en todas las vías, horizontal y verticalmente.

Gerente: “Mereces el éxito, que tú mismo has creado. Aquí tienes al equipo que has buscado”.

Maltrato verbal y físico inicia desde el noviazgo

Es lo mas normal del mundo: una chica empieza a salir con un chico que parece ser el encanto y la gentileza en persona. Gradualmente él va cambiando, sus palabras de afecto se transforman en sarcasmos y críticas ásperas y denigrantes. Al principio, ella no les hace mucho caso y los interpreta como una forma cariñosa, aunque torpe, de molestarla. Sin embargo, la situación empeora hasta llegar a los insultos y los gritos. Durante todo este proceso la chica aguanta en silencio con la esperanza de que las cosas cambien.

violencia-de-genero

Los agresores culpan a sus víctimas, haciéndoles creer que son las culpables de que se “enojen tanto”. Sin embargo, es casi seguro que la ira del agresor tenga poco o nada que ver con la víctima. Frecuentemente, se criaron en hogares donde la violencia o los insultos eran habituales, o muchas veces la cultura machista ejerce cierta presión en el comportamiento. Sea cual sea el caso, la víctima (normalmente la mujer) no es culpable de los arrebatos de otra persona. El maltrato verbal y la violencia nunca tienen justificación.

La víctima, a pesar de no ser responsable, tal vez tenga que ajustar su propia forma de ver este asunto. ¿Por qué? Porque si una chica ha crecido en un entorno familiar igualmente marcado por la violencia, gritos o lenguaje denigrante, es posible que ese tipo de comportamiento le parezca normal, y en lugar de reprobar esa conducta, quizás la tolere o hasta le atraiga (no sorprende que algunas víctimas de maltrato reconozcan que no les interesan los hombres muy atentos). Otras jóvenes creen equivocadamente que pueden cambiar a su novio o porque tienen poca autoestima.

¿Cómo saber si estoy en una relación similar?
A algunas personas les cuesta mucho reconocer que mantienen una relación tormentosa, especialmente cuando entran en juego los traicioneros sentimientos románticos. Se dice que el amor es ciego, por lo mismo, no hay que cegarse a la realidad. Las críticas e insultos constantes pueden ser indicios de una relación tormentosa, pero otras señales de alarma se dan cuando tu novio(a):

  • Realiza con frecuencia comentarios denigrantes sobre ti, tu familia o tus amigos, tanto si estás sola(o) como acompañada(o)
  • Generalmente pasa por alto tus deseos o sentimientos
  • Trata de controlar cada detalle de tu vida, siempre quiere saber dónde te encuentras y toma todas las decisiones por ti
  • Te grita, empuja o golpea, o te amenaza
  • Intenta convencerte para que tomes parte en muestras de afecto que tu encuentras inadecuadas
  • Apenas puedes hacer nada sin preocuparte por si le irritará de algún modo

¿Y si ya estas envuelta(o) en una relación romántica donde hay maltrato verbal o físico? La experiencia demuestra que de no tomar medidas, el maltrato solo empeorará. Algo anda muy mal cuando se permite que te hagan sentir amenazada(o) o rebajada(o).

  • Date cuenta de la realidad, ¡tu bienestar corre peligro!
  • Necesitas entender que el maltrato verbal y la violencia nunca tienen justificación.
  • No caigas en la trampa, nadie tiene la capacidad de cambiar a alguien. Menos a un(a) novio(a) abusivo(a).
  • No intentes negar tus sentimientos ni excusarlo a él (ella) ni culparte tú.
  • No te engañes, claro que puedes encontrar a alguien mejor.
  • Tolerar el maltrato desgasta tu amor propio.

La disciplina y los rescates de último minuto

[picapp align=”center” wrap=”false” link=”term=discipline&iid=256769″ src=”0253/e175103d-8da8-4c96-a896-5f27b7fbf8a2.jpg?adImageId=8167680&imageId=256769″ width=”500″ height=”334″ /]

“Tengo graves problemas de pereza y constancia… los profesores me dieron la espalda y están aburridos de mi actitud de ultimo minuto como salvación”

Hace algunos años contraté a un par de ingenieros jóvenes muy inteligentes recién egresados de la universidad, ahora mis amigos, que estaban haciendo sus prácticas profesionales en la empresa donde laboro. Ellos habían ganado un concurso universitario de creatividad a nivel nacional. Por la naturaleza demandante del proyecto al primero que contraté fue, obvio, al más disciplinado. Esto, hasta la fecha me es amargamente reclamado por mi amigo ingeniero que contrate después. En realidad, desde el primer momento nunca tuve duda de la inteligencia desbordada de ambos. Pero si tenia duda de la capacidad de soportar la presión por uno de ellos, como después quedó demostrado cuando me renunció a mitad del proyecto.

En más de una ocasión, note indicios de un patrón de conducta que me es muy familiar: falta de disciplina durante la actividad que es subsanada con un toque de genialidad demostrado en espectaculares rescates de último minuto. Y también en más de una ocasión, trate de hacerles ver que una inteligencia superior cuando va de la mano de la disciplina lleva a alcanzar metas extraordinarias; mientras que tal tipo de inteligencia sin disciplina te llevará, a lo mucho, a obtener resultados mediocres.

La autocomplacencia y la indisciplina son las formas mas sutiles de desperdiciar el talento personal, en este caso la inteligencia. Muchos confunden el amor propio con la autocomplacencia paralizante, otros más confunden el propósito de la inteligencia con la habilidad de salir del apuro en el último momento. Muchos prefieren “ahorrarse el esfuerzo” diario y dar un “extra” al final para “pasarla” mediocremente. Es por eso que muchas “personas sin mucha inteligencia” logran metas sustentadas en la disciplina que son inalcanzables para muchos ‘genios’.

La mejor manera de combatir la indisciplina, es disciplinándose. Lo mismo aplica para la pereza y la inconstancia. Los pasos son relativamente sencillos: decídete, comprométete y autoevalúate, hasta conseguir tus metas. La decisión entra en acción al principio del proceso de cambio, el compromiso debe ser renovado diariamente y la autoevaluación debe ser periódica hasta el final del camino.

Hay muchas herramientas para reforzar estos pasos: inventarios de recursos, técnicas de administración del tiempo y proyectos, y otras muchas. Y no olvides la importancia del factor humano, te puedes apoyar en otros que se estén luchando por metas parecidas a la tuya (yo logré adelgazar y perder 13 kilos en una dieta conjunta con mi esposa, solo NUNCA lo hubiera logrado). También puedes recurrir a un amigo de confianza por apoyo, o a un profesional del coaching personal.