Actualiza Facebook desde Twitter o SMS

[picapp align=”center” wrap=”false” link=”term=facebook&iid=4996024″ src=”a/7/2/0/Twitter_df84.JPG?adImageId=7814774&imageId=4996024″ width=”380″ height=”534″ /]

Actualiza Facebook desde Twitter o desde tu celular con mensajes SMS

Si ya estas en Facebook y acostumbras a actualizar tu estado con frecuencia, y también te gusta enviar mensajes de texto a tus amigos, no hay ninguna razón para que no estés también en Twitter.

Para los usuarios mexicanos una limitación en Facebook es que solo puedes publicar y leer sus contenidos en línea. Por el momento, no puedes actualizar tu estado vía mensajes de texto (SMS). Pero si puedes actualizar Twitter vía mensajes SMS y puedes ligar Twitter a Facebook. Por lo tanto, una vez configurado todo puedes actualizar Facebook vía mensajes de texto. Haciendo esto consigues mantenerte en contacto con tus amigos de Facebook y ademas al usar Twitter tendrás una nueva comunidad de personas con quienes interactuar.

Primero tienes que crear una cuenta en Twitter (sigue los pasos descritos aquí). Después vas a Facebook e instalas la aplicación Twitter. Ahí haces unos sencillos pasos de configuración para ligarlo con Twitter. Seleccionas la opción para actualizar tus automáticamente tu estado vía actualizaciones de Twitter y listo.

Ahora cuando Twitter ya esta conectado a Facebook, si publicas una actualización de estado en Twitter se actualizará también en Facebook. El siguiente paso es crear una cuenta en Twitea.me para habilitar las actualizaciones en Twitter desde tu celular via mensajes SMS. Una vez que este todo configurado y conectado, simplemente envías un mensaje de texto al numero de Twitea.me y ¡ese mensaje se publicara tanto en Twitter como en Facebook!

Ahora que ya todo esta conectado, es probable que tardes en volver a publicar un estado desde la página de Facebook. Porque sólo publicas en Twitter y dejas que este se encargue de publicar a Facebook. De esa manera consigues comunicarte con ambas comunidades, con la ventaja de que Twitter ofrece muchas mas formas de publicar actualizaciones.

A todo esto, te invito a que me sigas en Twitter.

Discurso de Colosio al rendir protesta como Candidato

LUIS DONALDO
Discurso pronunciado como Candidato del PRI a la Presidencia de la República
México, D.F., 8 de diciembre de 1993. Explanada “Benito luárez”. VIII Convención Nacional Ordinaria del PRI, al rendir protesta como Candidato a la Presidencia de la República.

La más grande de las injusticias es la carencia de oportunidades. Sin opciones, la voluntad se somete, se sujeta a promesas irresponsables. Por eso propongo que juntos trabajemos para fortalecer a la nación y ampliar las libertades, afirmarnos como la sociedad abierta.

La invitación pública que realicé, que formulé a los candidatos de los distintos partidos para que pudiéramos contrastar programas y puntos de vista, tuvo aceptación. Existen – pues – signos alentadores de una voluntad democrática compartida. Que no quede duda: el PRI hará su parte en el fortalecimiento de nuestra vida democrática.

Por decisión de ustedes hoy, por primera vez, tomo la palabra como Candidato del Partido Revolucionario Institucional a la Presidencia de la República.

Muchas imágenes me acompañan en este momento, pero la de mayor significado, la más profunda y la que más me exige es la mirada de esperanza de nuestros niños, de nuestros jóvenes. Ellos saben que está en nuestra mano su destino y confían en nuestro compromiso.

Por esos no podemos ver al pasado con indiferencia ni despreciar su lección. Tampoco podemos pensar que todo está hecho. Las nuevas generaciones nos reclaman certidumbre en su futuro y estamos obligados a satisfacer su legítimo anhelo.

Preservar la soberanía de la nación y garantizar las libertades, son condiciones indispensables para lograrlo.

En la nación coinciden nuestros afanes, ahí la diversidad se vuelve unidad y la pluralidad se convierte en fuerza. Resolver nuestra vida política a través de las reglas de la democracia, otorga seguridad a la nación.

El trabajo de todos, para alcanzar mejores niveles de vida, es sustento permanente de nuestra unidad. Democracia y justicia son caminos para engrandecer a la nación. No avanzar por ellos, pretender ignorar sus reclamos sería vulnerar nuestra soberanía.

Recordemos: la nación es el valor más elevado para la sociedad y la libertad, el bien más preciado del hombre.

La plena expresión de las libertades se alcanza cuando el hombre decide entre opciones, cuando elige entre propuestas políticas, cuando participa en el esfuerzo productivo y escoge su propio camino hacia el bienestar.

La más grande de las injusticias es la carencia de oportunidades. Sin opciones, la voluntad se somete, se sujeta a promesas irresponsables. Por eso propongo que juntos trabajemos para fortalecer a la nación y ampliar las libertades, afirmamos como la sociedad abierta.

El gobierno con el que México cerrará el siglo habrá de iniciar su gestión con una economía más fuerte, con un estado más vigoroso, una sociedad más participativa, segura de sí misma. Se han realizado las acciones de cambio, tanto en estructuras económicas, como de prácticas sociales. Y éstas han sido las más importantes de nuestra historia moderna.

Entonces, tenemos las herramientas para afrontar el futuro.

En estos grandes logros está presente, ante todo, el ánimo renovado de la sociedad mexicana, el ánimo de nuestras familias. Así recuperamos la estabilidad de nuestra economía y también el crecimiento.

Con base en la concertación se avanzó en la democracia, con apego a la ley se protegieron nuestras li-bertades, se innovó la vida del campo y de la educación. Se hizo renacer la esperanza en nosotros mismos, en especial de quienes más lo necesitan.

Mi reconocimiento al Presidente de la modernización de México, el de la nueva mentalidad, el que construyó la nueva presencia de México en el mundo. Mucho me enorgullece haber servido alIado del Presidente Carlos Salinas de Gortari.
Ahora los mexicanos queremos ir más lejos, queremos alcanzar más progreso, nuevas aspiraciones y nuevas necesidades están presentes en el México de hoy. Para enfrentarlas, amigas y amigos, propongo los siguientes compromisos estratégicos:
Por el pleno ejercicio de nuestra soberanía, los mexicanos conquistamos un lugar de respeto en el mundo. Me propongo mantener fidelidad a nuestros principios, defensa de la igualdad jurídica de todas las naciones, de la autodeterminación, de la soberanía popular, de la no intervención. Son valores irrenunciables, no están sujetos a negociación. Ofreceremos respeto a todos los pueblos y así lo exigiremos en reciprocidad.
Desplegaremos, con nuestros principios, una nueva iniciativa internacional para que nuestra posición estratégica tenga dimensiones multirregionales en satisfacción de los intereses de la nación.
Hoy el intercambio comercial abierto contribuye a que nuestras decisiones económicas se definan en una perspectiva de más largo plazo. Los Tratados de Libre Comercio con los países de América del Norte y de Latinoamérica, así como los arreglos comerciales que se perfilan con otras regiones del mundo, lo que hacen es brindar celteza, brindar claridad a nuestras relaciones comerciales.
Hay condiciones favorables para elevar la competitividad. Estamos frente a nuevas oportunidades, que-remos beneficios concretos para México en la globalización económica. Los ganaremos compitiendo.
Con fortaleza interna, vamos a garantizar nuestros intereses en el exterior. Por eso, consolidar nuestra economía, impulsar la participación social, arraigar nuestra cultura no son propósitos aislados. Todos ellos tienen que ver con la capacidad para cumplir con los fines de la nación.
No son razones externas las que nos guían. Desde dentro, forjamos el destino del país. Mi compromiso es defender la soberanía del país y promover los intereses de México en el mundo como instrumento de mayor progreso.

Ante ustedes afirmo, también, mi compromiso con la democracia. Los ciudadanos quieren ejercer el derecho del voto y demandan respeto al sentido que le otorgan. Quieren elegir – y lo quieren hacer con libertad, con seguridad – sobre la opción que represente sus intereses.
Tenemos hoy mejores reglas para la competencia política. En esta campaña habremos de convocar el voto del convencimiento. Lo afirmo categóricamente: el PRI no necesita – ni yo quiero – un sólo voto al margen de la ley. Trabajaremos para que estas elecciones sean ejemplo de práctica democrática.
No se nos olvide que lo que hagamos hoy, será determinante para las generaciones futuras, para que ellas – que son nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos – fortalezcan su confianza en México, en sus instituciones en su vida política.
El PRI contribuirá decididamente a que cada paso del proceso electoral sea calificado con la mayor am-plitud posible.
Pero es necesario, además, abolir las prácticas de descalificación a ultranza, los juicios y las apreciaciones que no se concreten puntualmente en los datos y en los eventos de la elección.
A través de mi Partido propondré al Consejo General del Instituto Federal Electoral la realización de una auditoría externa al padrón electoral, con empresas propuestas y aceptadas por el conjunto de los partidos políticos.
Asimismo, propondré que el Registro Federal de Electóres informe a la ciudadanía, informe a los partidos y a sus candidatos, que informe sobre los avances alcanzados de la distribución de la Credencial con Fotografía y que se establezca un Comité de Ciudadanos que evalúe este proceso.
Estoy a favor de un grupo plural de observadores nacionales prestigiados e imparciales, integrado con propuestas de todos los partidos; el que, entre sus responsabilidades, deberá conformar un sistema para disponer de información electoral oportuna y confiable.
Por decisión propia, mi Partido presentará, en forma periódica, ante la ciudadanía, ante la opinión pública, un informe del financiamiento de mi campaña.
El PRI será un Partido en competencia. Por nuestra parte, ofrezco que la contienda se realice en un am-biente de pleno respeto y tranquilidad. Tengo confianza en que habrá reciprocidad.
Lo reitero: creo en la democracia, creo en las reglas de la competencia, rechazo cualquier conducta al margen de la ley.
La invitación pública que realicé, que formulé a los candidatos de los distintos partidos para que pu-diéramos contrastar programas y puntos de vista, tuvo aceptación. Existen – pues – signos alentadores de una voluntad democrática compartida. Que no quede duda: el PRI hará su parte en el fortalecimiento de nuestra vida democrática.
Iré al encuentro del electorado, iré para ganar y convencer. Legalidad y democracia para el progreso de México.
Tengo también un firme compromiso con la estabilidad y la modernización económicas. Son éstas, la estabilidad y la modernización económicas, las condiciones para generar más empleos y mejor re-munerados.

Me comprometo con una economía de la certidumbre. La economía sana y el equilibrio financiero, son ya un patrimonio de los mexicanos y son también motivo de esperanza para las nuevas generaciones.
No derrocharemos el esfuerzo que ha realizado la sociedad para erradicar la inflación, para mantener la disciplina en las finanzas públicas y para transformar la estructura económica de México.
Promoveremos el incremento en el ahorro de los mexicanos para elevar nuestra capacidad para invertir, para crecer, para generar empleos.
Alentaremos una mayor eficiencia en cada empresa y en cada esfuerzo productivo. Trabajaremos para generalizar las oportunidades de inversión y de desarrollo a lo largo y a lo ancho del país. Así es como vamos a arraigar y a crear más empleos.
La pequeña y la mediana industria, la pequeña y la mediana empresa contarán con el apoyo del gobierno en sus esfuerzos de modernización.
En la apertura económica no puede haber marcha atrás. Es un proceso vigente en el mundo que norma la participación de los diferentes países. Nos corresponde ahora aprovechar las oportunidades.
La concertación social que tanto ayudó a vencer la inflación, deberá consolidarse como un instrumento para promover la productividad y una más justa distribución de los beneficios.
Comparto los ideales de un sindicalismo fuerte, nacionalista y participativo. El gobierno habrá de actuar sin paternalismos, pero lejos de la indiferencia.
Será un verdadero promotor de la eficiencia económica y del empleo productivo.
Estabilidad con crecimiento económico, son las condiciones para cumplir nuestro gran propósito, que es: empleo y bienestar para los mexicanos. Eso demandan los trabajadores de México y a eso me comprometo.
Mi compromiso es también con el desarrollo de las regiones: cada región, cada comunidad, cada rincón de nuestra patria es una expresión única de oportunidades; es una expresión de cultura, de talento y de recursos naturales. Somos una síntesis prodigiosa de lo diverso. Ahí esta nuestra pluralidad.
Este, nuestro país, es un patrimonio natural, cultural y social para el desarrollo de todos los mexicanos. y esa es precisamente la fuerza de nuestras regiones.
Aprovechar el potencial de cada una de nuestras regiones, exige un esfuerzo sin precedente en materia de infraestructura y tecnología.
Más y mejores carreteras, obras hidráulicas, ampliar y mejorar la red de ferrocarriles, mejorar las ins-talaciones portuarias, elevar y diversificar la producción respetando siempre el medio ambiente, promover y realizar inversiones en la infraestructura regional y en el desarrollo tecnológico, es mi compromiso.

La reforma campesina es para la libertad y la justicia, está inscrita en mi compromiso de la nueva for¬taleza regional. Vamos a trabajar para elevar el ingreso y el bienestar rural al superar los obstáculos que frenan el desarrollo de los trabajadores del campo. Alentaremos la formación de más empresas campesinas, la asociación entre productores y la nueva inversión, promoveremos más crédito, impulsaré las cajas de ahorro en el campo, la asistencia técnica y mejores servicios par la comercialización.
Trabajaré para superar las disparidades en las condiciones de vida entre las mexicanas y los mexicanos del campo y la ciudad.
Un auténtico desarrollo regional requiere de una vigorosa defensa de la ecología. Es necesario rescatar el respeto por nuestros ríos, por nuestros mares, por nuestros lagos, por nuestros bosques y selvas. Tenemos que preservar la calidad del medio ambiente, revertir el proceso de deterioro de nuestros recursos naturales.
La calidad de nuestra vida exige normar el crecimiento de nuestras ciudades, resolver los dilemas de las conurbaciones y hacer un uso más racional de nuestro territorio.
Nuestros hijos, amigas y amigos, tienen derecho a suelos productivos, al aire limpio, al agua pura.
Somos el cuarto país, en el mundo, en diversidad de especies de flora y fauna. Preservada es, para todos nosotros, un compromiso moral pero también estratégico. Moral y estratégico con las futuras generaciones, con la soberanía del país.
Recordemos, amigas y amigos, que el mundo en que vivimos no nos fue heredado por nuestros padres: nos fue prestado por nuestros hijos.
Me propongo trabajar para hacer de México, en este fin de siglo, un país líder en el campo de la diversidad biológica, en el campo de su investigación y el aprovechamiento responsable de suelo yagua.
Por otra parte, tenemos un gran tesoro en nuestra cultura comunitaria. Mantengámosla viva, ahí está el origen de nuestra fuerza como país: de la comunidad en los barrios, en las colonias, en los ejidos, en la empresa, en la escuela, a la comunidad regional, a la comunidad nacional.
Alentaremos también esa energía social que existe en las organizaciones no gubernamentales. El respeto y aliento a la diversidad de nuestras regiones, reclama la renovación de nuestro federalismo.
Es necesario reconocer en cada Entidad, en cada Municipio, su capacidad política y ampliar sus recursos fiscales.
Con un nuevo federalismo, el progreso de nuestras regiones será el progreso de México.
Aspiración fundamental de la sociedad mexicana en este fin de siglo, es: elevar el nivel de vida de quienes enfrentan mayores limitaciones y rezagos. Por tanto, combatir la pobreza extrema es la mayor res-ponsabilidad social del Estado y es una tarea que involucra a todos. La pobreza atenta contra la dignidad de la persona y vulnera las libertades.
Mi compromiso es generar oportunidades equiparables de empleo, de educación, de bienestar para todos los grupos sociales. Combatir la pobreza es imperativo fundamental de una mayor justicia social, pero es también condición del desarrollo nacional.
Una de las mayores aportaciones del Gobierno del Presidente Salinas ha sido Solidaridad. Yo he tenido el privilegio de constatar su arraigo en las comunidades y el entusiasmo de cada una de ellas por participar, por organizarse. Y de esa manera, elevar productivamente el bienestar de su comunidad.
Yo estoy convencido de que Solidaridad debe permanecer. Pero también estoy convencido de que debe avanzar como institución a partir de cada Municipio y de la decidida participación de los grupos or-ganizados.
Garantizar a todos oportunidades de progreso, sólo es posible con una profunda reforma social que dé acceso a las familias mexicanas a la educación, a la salud, a la vivienda y al empleo.
Hablar hoy de elevar el bienestar, significa invertir más en la gente para que cada uno de nosotros pueda hacerse cargo del desarrollo de sus propias capacidades. El gasto social deberá mantener la más alta prioridad. Así, el gobierno promoverá las condiciones para una mayor equidad.
El gobierno es responsable de dirigir, es responsable de coordinar la acción colectiva para combatir la pobreza, la exclusión, la desigualdad de oportunidades. Pero el gobierno no debe pretender sustituir las iniciativas y las libertades de los ciudadanos de las comunidades, de los municipios y de las regiones.
Con el voto de los mexicanos me propongo realizar una amplia reforma de nuestras instituciones de salud, vivienda y de los sistemas de seguridad para los jubilados y los pensionados.
Elevaremos la calidad en los servicios, buscaremos más opciones en la atención a los beneficiarios. Mucho debemos a quienes han entregado al país su vida de trabajo. Ellos también, nuestros jubilados y pensionados, tendrán mayor certidumbre y mayor progreso.
Las comunidades indígenas contarán con todo nuestro apoyo, también con nuestro respeto. Los margi-nados del campo y la ciudad encontrarán en el gobierno respaldo para superar las condiciones de vida. No olvidemos que la pobreza no sólo afecta a quienes la sufren. También debilita a la sociedad y lastima a la nación.
Progreso para los que menos tienen: ese será el mayor compromiso de mi gobierno.
En este fin de siglo es impostergable hacer nuevamente de la educación el gran medio para el ascenso social, para la justicia, para el progreso económico y para la fortaleza nacional.
Frente a las tendencias globalizadoras o a las localistas que buscan excluir, la educación ha de ser para preservar nuestros valores y afirmar nuestro nacionalismo.
Nuestra cultura, rica y diversa y milenaria, da sustento a nuestra identidad. Ella inspira un nacionalismo activo, ajeno a exclusiones y sin temores.
Me propongo apoyar, sin reserva alguna, una educación nacional, nacionalista y federalizada, con apego al Artículo Tercero Constitucional.
Yo estoy convencido que una educación de calidad, es requisito indispensable para una nueva etapa de bienestar y de progreso para los mexicanos. Ese es mi compromiso.
Para cumplir, habré de convocar a las maestras y los maestros de México, a quienes debemos lo que somos y en quienes descansa lo que seremos.
Haremos un esfuerzo sin precedente en materia de alfabetización y educación para los adultos. Una tarea prioritaria es la capacitación para el trabajo. La globalización, la revolución tecnológica y de la informática reclaman el concurso de nuestros creadores intelectuales y culturales de nuestras Universidades y de nuestros Centros de Investigación.
Propongo dar un gran impulso a la creación artística, al desarrollo científico y al desarrollo tecnológico de México. Responderemos al desafío de elevar la calidad de la educación que imparte el Estado.
Me comprometo a trabajar para nuestras escuelas y Universidades públicas estén a la altura de las mejores del mundo. Lograremos una educación de calidad para el progreso de México.
Me comprometo también a que las instituciones públicas reconozcan el poder del ciudadano; y que reconozcan también la fuerza de la sociedad. Es un compromiso por un nuevo equilibrio en la vida de la República.
Con el Presidente Salinas el Estado se reformó para garantizar legalidad y cumplir más eficazmente con su función social. Mucho hemos avanzado, pero debemos de ir más lejos.
Nuestro compromiso con la dignidad y con las libertades del hombre, nos obliga a buscar mejores medios para que el ejercicio del poder represente, con toda fidelidad, el interés y fortalezca la cohesión social.
Recordemos que el poder se ejerce en representación de cada uno de los integrantes de la sociedad y a ellos es a los que se debe. El poder público no debe atemorizar al ciudadano, por el contrario: debe con-vertirse y constituirse en el defensor de las garantías y de su seguridad.
Creo en un gobierno responsable, que cumpla y haga cumplir la ley, que haga uso honesto de los recursos, que dé seguridad, que dé certidumbre, que sea un promotor incansable de la energía social y que orienten el esfuerzo de los mexicanos por más progreso y más bienestar.
Para mejorar la acción del gobierno, apoyaremos la creación de mejores condiciones de vida y de trabajo de los servidores públicos. Me pronuncio por una reforma del gobierno que subordine los procedimientos al fin más importante: al servicio del hombre, al servicio del mexicano.
Todas las grandes organizaciones de nuestro tiempo se están preparando para ser más productivas, para elevar la calidad, para mejorar sus decisiones y para aprovechar mejor los recursos. Es imprescindible que también el gobierno realice esta reforma y que se lleve a cabalidad, para que de él también surja este cambio.
Honestidad y fortalecimiento de nuestra ética pública, deberán acompañar a este proceso.
Dice más el ejemplo que la palabra.
Desde ahora me propongo sumar prestigios y honorabilidad en torno a mi campaña, en torno a mi can-didatura: como lo quiere la ciudadanía, como lo exigen los mexicanos.
Soy hombre de principios. Quiero que los priístas estén orgullosos de su candidato y quiero también que lo estén todos los que me concedan su voto y quienes me otorguen su confianza.
Pocos asuntos afectan a la población de manera tan directa como la inseguridad pública y la inseguridad jurídica, fuente de agravios individuales y de tragedias familiares. Sé bien de la profunda irritación ante el maltrato, ante la prepotencia, ante los estorbos burocráticos y sobre todo, ante la inadmisible frustración, ante la impunidad.
Por eso, propósito fundamental de la reforma de gobierno es: mejorar sustancialmente la procuración de justicia y la defensa de los derechos humanos.
Tenemos ahí una tarea de gran dimensión. En esta campaña vamos a pedir el mandato de acometerla sin titubeos, sin detenemos hasta el final. Me comprometo a llevar a cabo una amplia consulta para proponer un nuevo equilibrio en la vida de la República.
Con ello queremos garantizar un sistema de impartición de justicia, a la altura de la exigencia ciudadana y también a la altura de las nuevas responsabilidades de México en el mundo.
Desde esta campaña, buscaré los consensos que les responsan a la sociedad.
Me pronuncio también por el fortalecimiento decidido del Poder Legislativo. Para lograrlo, habremos de promover reformas que, en los hechos, le otorguen mayor capacidad para analizar y promover iniciativas. Pero sobre todo, para ejercer plenamente sus facultades de vigilancia en las acciones del Poder Ejecutivo.
En suma: mi compromiso es con un nuevo equilibrio de la vida de la República, a partir de una refor¬ma del gobierno, a partir de una mejor impartición de justicia y del fortalecimiento del Poder Legislativo, todo para el progreso de la sociedad mexicana.
Amigas y amigos,
Compatriotas,
Con estas propuestas iremos a la campaña.
Vamos a incorporar la visión de los mexicanos, vamos a escuchar a todos los ciudadanos para enriquecer nuestras ideas, para precisar nuestras acciones.
Me propongo intercambiar puntos de vista, profundizar el diálogo, sumar el sentir popular a nuestra oferta política.
Alentado por estos compromisos, convocaré el apoyo de todos los mexicanos.
Tenemos que convocar a lo mejor de nosotros mismos: convocar nuestro más alto compromiso, fidelidad a los principios, perseverancia en los propósitos y lealtad a los fines.
Convoco a los productores rurales de nuestra patria. Juntos vamos a consolidar la reforma en el campo: más justicia y más amplias libertades para todos los campesinos de México.
Convoco a los obreros a seguir siendo fuerza fundamental del progreso de nuestro país. Mi compromi¬so es con ellos, de trabajar por más empleos, por elevar salarios.
Los profesionistas, los universitarios y técnicos siempre han tenido un lugar destacado en la transformación de México. Esta campaña la haremos con ellos: incorporaremos su energía y también su creatividad.
A las maestras y a los maestros de México les pido que, con su gran vocación de servicio, aporten su convicción y su esperanza.
A los empresarios todos: a los de la industria, del comercio, de los servicios y los de campo, los invito a sumarse – con su iniciativa, con su dedicación – a esta gran campaña.
A los empleados públicos, que dan rostro humano a nuestro gobierno, les ofrezco mejores oportunidades para seguir sirviendo mejor a la ciudadanía.
Convoco a las mujeres de México a participar. Necesitamos de su talento, de su sensibilidad y de su capacidad de organización, para que nuestra campaña sea la del compromiso de progreso para todos.
A los jóvenes les pido su entusiasmo, les pido su audacia, les pido su coraje, su determinación. Creo firmemente que un gran motivo de aliento para un Candidato, es la razón convencida de cada joven me-xicano.
Somos un pueblo con una gran historia y con un gran destino. Somos una nación surgida de afanes li-bertarios, de una gran pasión por la independencia y la soberanía, de coraje de construir nuestros propios caminos.
En este fin de siglo la aspiración de los mejores hombres de nuestra historia estará viva, porque todos tendremos presentes sus ideales:
A Hidalgo, con su pasión por la Independencia. A Morelos, y los sentimientos de la nación.
A Juárez, con su fe en la soberanía y la ley.
A Madero, y su ideal democrática. Y
A Zapata, con su convocatoria a la justicia social.
Vamos a esta campaña, amigas y amigos, con las propuestas de la Revolución Mexicana para nuestro tiempo.
Con nuestra fuerza, con nuestra organización, con orgullo, con dignidad vamos a ir más lejos.

¡Vamos por más progreso! ¡Vamos por el triunfo!
¡Qué viva el Partido Revolucionario Institucional!
¡Qué viva Carlos Salinas de Gortari!
¡Qué viva México!

5 pasos para iniciarte en Twitter

[picapp src=”1/f/c/b/13th_Annual_Webby_1aed.jpg?adImageId=7085435&imageId=5023893″ width=”500″ height=”372″ /]
Les he estado insistiendo que abran una cuenta en Twitter y les he platicado de lo que se pierden, pero hasta le momento no les he dicho como hacerlo. Ok, hoy les voy a platicar de los sencillos pasos para iniciarte en el microblogging.

  1. Inscríbete. Entra a https://twitter.com/signup y completa la información que se te pide. Si tienes una foto o un avatar súbelo, esta será tu distintivo visual.
  2. Sigue. Empieza por seguir a gente o empresas que te interesen. Si encuentras alguna cuenta que te interese solo haz click en “Follow”.
  3. Tu primer tweet. No te estreses para escribir tu primer tweet solo contesta la pregunta “What are you doing?/Qué estas haciendo?”. Poco a poco escribirás entradas que agreguen valor los timelines de tus futuros followers.
  4. Administra tu timeline. Cuando empiezas a seguir a muchas personas la interfase web Twitter.com se vuelve un tanto limitada, así que es necesario que uses algún navegador o cliente de twitter, ya sea para tu PC, laptop o tu IPod (en entradas anteriores he recomendado TweetDeck).
  5. Invita a tus amigos. Invita a tus amigos de FaceBook o MySpace a que te sigan también en tu cuenta en Twitter.

Sobre tus tweets
Escribe tweets con alguna frecuencia y sobre temas diversos:

  • Qué estás haciendo?
  • Comparte links que hayas encontrado interesantes
  • Responde alguna pregunta de alguien a quien estés siguiendo
  • Participa en las conversaciones
  • Cuando tengas varios seguidores realiza preguntas, encuestas, o proponles temas para comentar o debatir.

He descubierto que a la mayoría de mis seguidores les gustan los contenidos de ‘temas fijos’, por ejemplo, mis tweets más vistos son los que publico diariamente bajo un mismo tema:

  • “Hoy amanecí en”, y luego publico una foto bonita de algún lugar del mundo.
  • “Los cartones de los moneros” del Diario local.
  • “Links con noticias” sobre Ubuntu, Linux, Software Libre, y otros temas de mi interés.

Así que si tienes temple de acero puedes intentar seguirme y aguantarme también en Twitter.com/IngeLinux, es mas, desde ahí puedes hacer click en “Join Today!” para inscribirte. Te lo advierto, “seguirme” puede ser nocivo para tu salud mental!.

Ultimo discurso de Colosio

Discurso de Luis Donaldo Colosio.
Diálogo con los vecinos de la colonia Lomas Taurinas.
Tijuana, Baja California, 23 de marzo de 1994.

Amigas y Amigos de Baja California:

Vengo una vez más a Baja California, una vez más a Tijuana. Vengo una vez más a Tijuana y a Baja California al encuentro con los nuestros, al encuentro con los míos.

En repetidas ocasiones hemos dialogado. Primero cuando fui dirigente nacional de nuestro Partido. Después, como Secretario de Desarrollo Social. Y ahora vengo a Tijuana, a Baja California con mucho orgullo como su candidato a la Presidencia de la República.

Y que bueno que como primer evento en esta jornada de trabajo, la primera de varias que me propongo realizar por Baja California sea aquí, en Lomas Taurinas; sea aquí en esta asamblea popular con habitantes de las colonias populares de Tijuana.

Quiero decirles que en esta contienda política, en esta contienda democrática, mi propósito es encabezar un gobierno que esté cerca de la gente, donde la iniciativa popular sea el eje fundamental para el avance y el progreso social.

Quiero ser Presidente de México para estar cerca de las colonias populares de Tijuana y de Baja California.

Quiero encabezar un gobierno que sea sensible a los reclamos y a las demandas de las comunidades, de los barrios, de las colonias populares. Sé de los retos que se enfrentan en estas colonias populares de Baja California y de Tijuana.

Pero lo que sí también sé, y eso lo he aprendido de ustedes, es que con unidad, con esfuerzo conjunto, con la suma de voluntades, no habrá obstáculo que no podamos vencer.

Los invito, amigas y amigos de Tijuana, amigas y amigos de las colonias populares, a que hagamos de esta campaña nuestra un espacio de comunicación política, un espacio de amplia comunicación, de diálogo y de decisión.

Los invito a que nos unamos a esta campaña que no solamente es de Colosio; esta campaña es de todos y cada uno de ustedes porque juntos vamos a llegar a la Presidencia de México.

Sé de lo que significa vivir y realizar la labor cotidiana de todos ustedes en la fábrica, en la construcción, en el taxi, en el empleo que todos y cada uno de ustedes tienen.

Pero sé también que lo que ustedes quieren es un gobierno que promueva una economía al servicio de la gente; que promueva una economía que invierta más en la gente, que invierta más en educación para que nuestros hijos y jóvenes se preparen mejor para la competencia.

Pero que sobre todo reciban una educación que les siga transmitiendo los valores que nos identifiquen como orgullosamente mexicanos.

Un gobierno que invierta más en salud; un gobierno que promueva más la construcción de vivienda; un gobierno que invierta más en los servicios públicos como agua potable, drenaje, banquetas, guarniciones y, sobre todo, un gobierno que promueva el patrimonio de cada familia al regularizar la tenencia de la tierra en las colonias populares de Tijuana.

Un gobierno responsable es aquél que sirve a todos sin distingo de partidos políticos. Un gobierno responsable es el que está cerca de la gente. Un gobierno responsable es el que escucha y atiende el reclamo popular.

Ese es el gobierno responsable que los priístas queremos encabezar. Por eso quiero ser Presidente de México y por eso es que los invito a que marchemos juntos, a que trabajemos juntos para ganar la Presidencia de México.

Amigas y amigos de Tijuana;
Amigas y amigos de las colonias populares:

Esta campaña política nos habrá de llevar, el 21 de agosto, a darle a Baja California y darle a nuestro país un destino seguro, un rumbo con certidumbre, una dirección con responsabilidad.

Esa es nuestra propuesta: nuestra propuesta es por un gobierno que esté cerca de las comunidades de Baja California, que esté cerca de la gente; un gobierno que responda a las necesidades fronterizas, un gobierno que responda a las necesidades de más y mejores oportunidades para todos pero sobre todo para los que menos tienen.

Quiero decirles – amigas y amigos – que he venido a Tijuana, a Baja California a decirles que la nuestra es la mejor propuesta dentro del espectro político nacional.

Que no les quepa la menor duda: ¡aquí en Tijuana como en Baja California, vamos a ganar porque nos estamos preparando para ello!.

Vamos a ganar porque sabemos lo que es la competencia política.

Nosotros no le tememos a la competencia política. Lo que sí rechazamos es la incompetencia política.

Así que, amigas y amigos de Tijuana:

Vamos a seguir preparándonos. Vamos a continuar con la organización de comités de base que ustedes han realizado. Vamos a fortalecernos.

Cada uno de nosotros tenemos una tarea qué asumir; cada uno de nosotros tenemos una responsabilidad qué cumplir; cada uno de nosotros habrá de darle rostro y presencia a nuestro Partido en la colonia popular, en el centro laboral, en el centro de convivencia.

Y este partido nuestro, este partido organizado, este partido movilizado, habrá de llegar el 21 de agosto al triunfo en Baja California y en México.

Vamos, amigas y amigos, por la Presidencia de México; el poder ciudadano a la Presidencia de la República. La iniciativa popular a la Presidencia de la República, para que gane Tijuana, para que gane Baja California y para que gane México, para que ganemos todos.

¡Que viva Baja California!
¡Que viva Tijuana!
¡Que viva la organización popular!
¡Que viva el PRI¡
¡Que viva México!

Discurso de inicio de campaña de Colosio

Discurso de Luis Donaldo Colosio. Acto de inicio de Campaña como Candidato del PRI por la Presidencia de la República.
Hidalgo, 10 de enero de 1994.
Plaza Principal de Huejutla de Reyes.

“Los acontecimientos de Chiapas son un llamado a la conciencia de todos los mexicanos; es un llamado que nos habla de la urgencia de mayor justicia social, pero también nos coloca frente al absurdo de la violencia”.

Es aquí, en Huejutla, en el corazón de la Huasteca Hidalguense, donde he decidido iniciar mi Campaña por la Presidencia de la República.

La presencia de todos ustedes, amigas y amigos; su participación, su entusiasmo, la convicción que los anima, y sobre todo su esperanza, serán inspiración y aliento permanente para afirmar mi compromiso con México.

Es aquí, en la Huasteca Hidalguense, ante los reclamos de ustedes, de frente a sus necesidades y con su determinación por alcanzar un mejor futuro en donde afirmo: queremos un solo México unido por el trabajo, unido por el desarrollo, unido por las mejores oportunidades para vivir y para progresar; un México en el que podamos alcanzar – juntos – nuestro más altos anhelos, un México mejor para nuestros hijos.

Huejutla es símbolo del gran desafío que debemos resolver. La zona Huasteca nos muestra las tareas más urgentes que debemos realizar para consolidar la transformación de México.

Aquí – lo sabemos – tenemos un gran potencial en sus tierras, en su ganado; pero aquí también, en sus comunidades, en su gente, en sus mujeres y en sus hombres, en la Huasteca, también encontramos comunidades indígenas con dolorosas carencias. Encontramos comunidades con limitaciones; campesinos que aún esperan la superación de los rezagos históricos, mujeres y jóvenes que quieren abrirse nuevos horizontes, niños que merecen un México de mayor justicia.

En la Huasteca se mantiene la esperanza. Sus mujeres y sus hombres aman esas tierras y están dispuestos a sumar esfuerzos. No están solos.

Amigas y amigos Huastecos:

Vamos juntos a alcanzar una nueva etapa de mayor progreso, de mayor bienestar para la Huasteca, para la Huejutla, para México.

La voluntad aquí expresada, recorrerá al país.

Al reunirnos hoy, lo hacemos trayendo con nosotros nuestros anhelos, nuestras demandas, nuestras propuestas. Juntos hoy, desde aquí, desde el corazón de la Huasteca Hidalguense, lanzamos una gran convocatoria a todos los mexicanos para superar la pobreza, para superar la exclusión, para superar los rezagos, la marginación y la desigualdad.

La nuestra, amigas y amigos priístas, ha de ser una batalla a favor de la dignidad; la nuestra ha de ser una batalla a favor de las libertades, del bienestar de nuestros indígenas, del bienestar de nuestros campesinos, de todos los marginados del campo y de la ciudad.

La pobreza no puede ser destino. Es la causa moral que nos llama a la unidad para superarla, es la que exige el diálogo, la que reclama la aportación de lo mejor de nosotros mismos.

La pobreza no puede ser pretexto para dividirlos. Hacerlo es atentar contra el presente de nuestras comunidades y de nuestras familias. Pero sobre todo, hacerlo es atentar contra el futuro que es de nuestros hijos.

Los acontecimientos de Chiapas son un llamado a la conciencia de todos los mexicanos; es un llamado que nos habla de la urgencia de mayor justicia social, pero que también nos coloca frente al absurdo de la violencia.

Hoy, el derramamiento de sangre no es el camino; la violencia no es el camino. Los mexicanos hicimos una revolución y nos dimos instituciones y nos dimos leyes. Así es como cancelamos – de una vez por todas – la confrontación como fórmula de solución de diferencias y de discrepancias.

La violencia no puede ser ni método ni fin. La paz, la estabilidad, la armonía y la legalidad, son las vías de toda solución verdadera.

Ese es el camino que nosotros hemos elegido; esa es nuestra opción. En esta asamblea popular de inicio de campaña, aquí en Huejutla, afirmamos la vigencia de nuestra vida institucional como cauce para la solución de nuestros problemas. Ese es nuestro compromiso: sin ambigüedades, sin doble discurso, sin titubeos.

Durante estos años los hidalguenses, los huastecos, los mexicanos, todos, hemos realizado un esfuerzo ejemplar, todos hemos participado en la construcción de mejores bases para el crecimiento económico del país.

Todos hemos participado en la construcción de mejores bases para el crecimiento del país. Ahora, amigas y amigos, los cimientos son sólidos, es tiempo de proponernos nuevas metas.

Queremos promover el crecimiento de nuestra economía como medio para alcanzar el bienestar de nuestros compatriotas. Pero debe ser un crecimiento que genere empleos y que genere beneficios, y que estos estén mejor distribuidos.

Reforma social y económica sana, son propósitos convergentes. Mayor inversión, estabilidad y ahorro, con la baja inflación, no son sólo metas técnicas, son instrumentos necesarios para una auténtica política social que dé certeza al esfuerzo de todos y cada uno de ustedes, y que dé certeza al esfuerzo de todos los mexicanos en todos y cada uno de los rincones de la patria para alcanzar juntos nuestros propósitos.

Que no se nos olvide: sin una mayor justicia, sin una mejor distribución del ingreso, la economía se debilita y se cierra el camino al crecimiento. Pero sin una economía fuerte, no hay política social ni eficiente ni duradera. Lo que hemos logrado hasta ahora lo tenemos que poner al servicio de los que menos tienen. Hoy, tenemos condiciones para hacer del crecimiento una batalla decisiva contra la pobreza. Por eso, amigas y amigos huastecos, por eso es que propongo una gran reforma social y un nuevo y decidido impulso al desarrollo de nuestras regiones.

Con responsabilidad, sin demagogias, sin paternalismos, sin populismos, debemos alcanzar una nueva etapa de bienestar, y lo lograremos mediante acciones decididas; lo lograremos con determinación, con coraje, con unidad y con trabajo, asegurando a todos el acceso a mejores niveles de educación, cuidando la salud de nuestras familias y asegurándoles también una vivienda digna.

Lo lograremos con un nuevo impulso al desarrollo de nuestras regiones, de nuestros municipios, de nuestras comunidades. La reforma social que propongo debe superar, con eficiencia, las condiciones de pobreza. Pero también debe asegurar el desarrollo de las capacidades de cada individuo, de cada mexicano.

Nuestro punto de partida tiene que ser necesariamente el cumplimiento de los compromisos históricos consagrados en la Constitución, una educación básica de calidad a la que todos los niños y nuestros jóvenes tengan acceso; que los servicios médicos aseguren a todas las comunidades y las familias; que la posibilidad de contar con una vivienda digna sea efectiva.

Estoy a favor de una reforma social fincada ante todo en los valores de la democracia ¿Qué significa esto? Significa que tenemos que respetar, promover, alentar la participación de todas nuestras comunidades, y que sean precisamente las comunidades, a través de la participación democrática, las que asuman las decisiones y las que asuman las formas de organización que mejor se adapten a cada una de las regiones.

Sólo así es como combatiremos el burocratismo, la ineficiencia, el autoritarismo, el centralismo y la indiferencia. Será una reforma social que garantice las libertades y que reconozca, ante todo, la diversidad cultural y la pluralidad de intereses de nuestras comunidades.

Amigas y amigos:

La tarea social, la política social ha dejado de ser un asunto que sólo corresponde al gobierno resolver. No podemos desaprovechar las enormes capacidades de los individuos, de las familias y de las comunidades; de las organizaciones no gubernamentales, de los empresarios, de las asociaciones civiles tanto de servicio, como aquellas diversas instituciones que representan a nuestra sociedad. Tampoco debemos derrochar el esfuerzo de las generaciones pasadas.

En la atención a los problemas de nuestra gente no podemos admitir esfuerzos aislados, no podemos admitir esfuerzos dispersos, porque la contribución de cada uno debe formar parte de un solo objetivo y de un solo camino. Pero combatir la pobreza también nos obliga a voltear la mirada hacia nuestras regiones, a nuestras comunidades, conocer los problemas mediante el diálogo y la participación democrática de quienes hacen posible la vida comunitaria cotidianamente.

Vincularnos al esfuerzo de mujeres y hombres, pero ahí donde ellos y ellas engrandecen a la patria; estimular sus iniciativas. Para combatir la pobreza, entonces necesitamos también concentrar todos nuestros esfuerzos en el desarrollo de nuestras regiones, es así como lograremos una respuesta a cada propuesta, una solución que sea la más adecuada para aprovechar las potencialidades de cada una de las localidades de México.

Debemos de venir a las regiones, como la Huasteca, pero con nuevos instrumentos, con nuevas fórmulas de concertación, con una nueva actitud; promover un nuevo federalismo.

Hay que devolverle a los Estados y Municipios su capacidad política, pero también su capacidad financiera, así es como ellos podrán resolver mejor los problemas de sus comunidades. Es a partir de este compromiso que vamos a convocar a lo largo y a lo ancho de nuestro país a todos los sectores sociales a participar en las tareas propias del desarrollo nacional: mejores caminos, más electrificación, más agua potable, más conservación o mejor conservación de nuestros recursos naturales; mayor inversión en el campo; promoción de las expresiones culturales propias de cada rincón de nuestra patria, proyectos productivos; más empleos para los huastecos, más empleos para los hidalguenses, más empleos para los mexicanos.

Con una profunda reforma social y una nueva etapa de desarrollo de nuestras regiones, juntos vamos a hacer del campo mexicano una tierra de oportunidades, de mayor justicia. El campo de México, nuestros campesinos, merecen una atención prioritaria; el campo de México y las actividades de nuestros campesinos deben tener el apoyo de mayores inversiones, de grandes esfuerzos productivos. Los campesinos de México así lo exigen, no podemos esperar ya más.

Vamos a responder a sus reclamos.

Vamos también a integrar a las comunidades indígenas al desarrollo del país, respetando siempre su cultura y sus tradiciones. Es así como debemos proponernos responder a la deuda histórica de justicia que tenemos con los indígenas de nuestra patria.

La grandeza de México radica en la grandeza de sus regiones, como la Huasteca: en la fuerza de sus Municipios, como el de Huejutla. Desde el corazón de nuestras comunidades surge la gran cohesión de nuestra sociedad y el gran impulso para el desarrollo de México.

Aquí en Huejutla, lo reitero: mi propuesta es la de progreso para los que menos tienen. Aquí en Huejutla lo reitero: mi propuesta es la de certidumbre, es la de seguridad. Certidumbre y seguridad para los que menos tienen: para los individuos, para las comunidades, para la nación.

Certidumbre significa reglas claras, significa acuerdos precisos, respetando la ley: certidumbre – ante todo – es la estabilidad y la paz social.

Este nuevo encuentro con ustedes, amigas y amigos huastecos, me anima, me alienta y entusiasma. Aquí está el priísmo del que me enorgullezco. Con ustedes he compartido otras jornadas.

En el camino de Tampico a Huejutla, venía recordando cómo en noviembre de 1990, como Presidente del PRI, tomé la protesta – aquí en Huejutla, precisamente – a los entonces candidatos a las Presidencias Municipales del Estado de Hidalgo.

Aquí veo caras conocidas, aquí se encuentra el ánimo renovado, el ánimo que va en busca de la participación. Por eso, para mí tiene un especial significado visitarlos, ahora como Candidato del PRI a la Presidencia de la República.

Juntos amigas y amigos huastecos, participaremos en esta contienda democrática. Habremos juntos también de enfrentar nuevos retos. Nuestra campaña estará a la altura de los anhelos y de las esperanzas de los mexicanos.

Saldremos victoriosos. Sé que en cada uno de ustedes, amigas y amigos huastecos, encuentro a mujeres y hombres dispuestos a comprometerse.

Sé que ustedes tienen una gran cultura comunitaria y que ella es precisamente la que les da fortaleza para superar los retos.

He querido venir aquí, a estas tierras, para tomar el ejemplo de sus hombres y sus mujeres de distintas generaciones; a inspirarme en la tenacidad, en el esfuerzo, en la perseverancia de su gente y en la decisión de todos y cada uno de ustedes para sumarse por esta gran causa, que es la cultura de México. Tenemos carácter y temple para asumir el futuro. Renovemos nuestra confianza. Somos un gran país. Sumemos nuestros esfuerzos para que gane México.

¡Qué viva Huejutla!
¡Qué viva Hidalgo!
¡Qué viva la Huasteca!
¡Qué viva el PRI!
¡Qué viva México!

El México que quiero! Ya se está construyendo en Twitter

El día de hoy, Leon Krauze, conductor de Segunda Emisión de W Radio, invitó a los twiteros a sumar ideas para integrarlas en un de proyecto de nación. Esta invitación es en realidad una especie de continuación del ‘movimiento twitero #internetnecesario

Twitterprofilephoto_normal leonwradio A ver, hagamos esto y luego lo traducimos a algún medio tradicional: #Mexicoquequiero … sumemos ahí ideas sobre proyecto de nación.

    Al principio, inicio como un hashtag en Twitter y en el transcurso del día se trascendió para poder recibir mas propuestas, de modo que ya puedes enviar tus propuestas al correo electrónico elmexicoquequiero@gmail.com en caso que no tengas cuenta en Twitter.

    Twitterprofilephoto_normal leonwradio No dejen de mandar propuesta a #mexicoquequiero…se trata de formar un documento que detalle un proy de naciòn. elmexicoquequiero@gmail.com

      Si haces la búsqueda de las entradas con el hashtag #mexicoquequiero encontrarás muchísimas entradas, algunas serias y otras cómicas. En esta entrada a parte de invitarte a que envíes tu correo electrónico describiendo como es el México que tu quieres, quiero compartir contigo algunas de las propuestas que yo hice.

      Realtime results for #mexicoquequiero by Inge Linux

        Ingelinux_normal IngeLinux #Mexicoquequiero: candidaturas ciudadanas, amplia base tributaria, la democracia no costaría tanto (legisladores, campañas, IFE, etc).
        Ingelinux_normal IngeLinux #Mexicoquequiero: función publica estaría auditada por organismos ciudadanos,
        Ingelinux_normal IngeLinux #Mexicoquequiero: puestos públicos estarían diseñados científicamente para evitar exceso o falta de capacidad. Servicio civil de carrera.
        Ingelinux_normal IngeLinux En el #Mexicoquequiero hay una AGENDA DE NACIÓN y una POLÍTICA DE ESTADO, sabemos a donde vamos y como llegar ahí.
        Twitterprofilephoto_normal badillomartinez RT @IngeLinux: #Mexicoquequiero Los que tienen miedo de andar por las calles son los delincuente, no las familias ni los ciudadanos honestos
        Ingelinux_normal IngeLinux RT @leonwradio: hagamos esto: #Mexicoquequiero … sumemos ahí ideas sobre proyecto de nación//Esta es la razón por la que escribí mi ‘wishlist‘.
        Twitterprofilephoto_normal badillomartinez @IngeLinux en el #Mexicoquequiero los delincuentes si están en la calle ¡LIMPIANDOLA!
        Yo_normal cgf59 RT @IngeLinux: En el #Mexicoquequiero hay una AGENDA DE NACIÓN y una POLÍTICA DE ESTADO sabemos a donde vamos y como llegar ahí./En el mio igual
        Ingelinux_normal IngeLinux #Mexicoquequiero A ley de ingresos solo se le hacen pequeñas adecuaciones cada año, no se reinventa el hilo negro y el agua hervida cada vez.
        Ingelinux_normal IngeLinux #Mexicoquequiero Aprovechamos la inversión extrajera pero no dependemos de ella.
        58c2a33502fa339502d03a02196e4a89_normal cruzfashion RT @IngeLinux: #Mexicoquequiero Los legisladores no solo votan, también explican el sentido de su voto a la sociedad, y le rinden cuentas.
        Ingelinux_normal IngeLinux RT @FedericoArreola: RT @eljustomedio: En el #Mexicoquequiero la Iglesia paga impuestos.//Ah jijo, me perdi! Porque pagar impuestos?
        Ingelinux_normal IngeLinux En #Mexicoquequiero Monica Belucci es la lidereza del sindicato de maestros, no Elba Esther http://twitgoo.com/4jb7l http://twitpic.com/n2eeg
        Twitterprofilephoto_normal olgageorgina RT @IngeLinux: En #Mexicoquequiero Monica Belucci es lidereza del sindicato de maestros http://twitpic.com/n2eeg => 0_o para George.
        Twitterprofilephoto_normal gabosanders RT @IngeLinux: En #Mexicoquequiero Monica Belucci es lidereza de sindicato de maestros, http://bit.ly/3f6tSQ http://twitpic.com/n2eeg / Maestrazo!!
        Ingelinux_normal IngeLinux RT @susatweet: RT @WiiSpotlight @MuErT0 En el #MexicoQueQuiero todos seríamos geeks 😉 <– Ohh yes!!! // yujuuuu//Apoyo esa moción!!!
        Ingelinux_normal IngeLinux RT @Mariadelasheras/@leonwradio Síntesis y luego medir con encuesta p\ extrapolar más allá de TWT//Ya tomó forma #Mexicoquequiero
        EXCELENTE!

           

          Una de mis propuestas que mas apoyadores logró fue la de que Mónica Belucci sea la lidereza del SNTE. Buena idea, no?

          Horas mas tarde Leon se fue a descansar.

          Twitterprofilephoto_normal leonwradio Bueno amigos….me voy porque mi hijo y mi mujer me esperan. Les mando un abrazo…Gracias por este emocionante #mexicoquequiero !

            Despues de que se consoliden las propuestas en un documento se priorizaran. María de las Heras propuso hacer una encuesta telefonica para medir las propuestas serias para extrapolar los resultados mas allá de Twitter. Ya veremos en que termina este ejercicio ciudadano que se esta dando en el vehiculo de las nuevas tecnologías, pero quiero reiterarte la invitación a que participes en el. ya sea en Twitter, en FaceBook, o por correo electrónico. Expresa como es el México que quieres.

            Por eso, cuando te digo que si no tienes Twitter te estas perdiendo de muchas cosas interesantes, te lo digo en serio. Qué estas esperando para crear tu cuenta en Twitter?