Mejora continua, cuando es suficiente?

[picapp align=”center” wrap=”false” link=”term=engineering&iid=286871″ src=”http://view1.picapp.com/pictures.photo/image/286871/view-female-pharmacist/view-female-pharmacist.jpg?size=500&imageId=286871″ width=”380″ height=”252″ /]https://ingelinux.wordpress.com/wp-admin/index.php?page=stats

Como todo producto del diseño humano, los sistemas (y procesos) de manufactura son perfectibles, por eso se esperaría que continuamente estos sean mejorados para hacerlos cada vez mas eficientes. Existe un límite para la mejora continua? Los entusiastas de la mejora continua inmediatamente contestaran que siempre habrá un margen de mejora y que nunca será suficiente. Pero el que un sistema o proceso pueda ser mejorado no significa necesariamente que deba serlo.

Los procesos industriales estan (o por lo menos, debieran estarlo) diseñados para cumplir con los requerimientos de un cliente. Determinamos el desempeño de un sistema si es capaz de producir según especificaciones de costo, calidad y tiempo de entrega. Un requerimiento de un sistema o proceso no debiera ser “mejorado” en detrimento de los otros. Del mismo modo, no es conveniente mejorar un proceso o un elemento perjudicando el desempeño global del resto del sistema, lo que se conoce como suboptimización, o dicho en buen mexicano, cuando “sale mas caro el caldo que las albóndigas”.

Antes de realizar cualquier mejora al sistema es buena idea realizar un análisis de costo-beneficio para determinar la viabilidad de cada propuesta. Además, las mejoras viables deben ser priorizadas, tal vez usando el ‘principio de Pareto’ o algún criterio similar, para optimizar la inversión de recursos. Al enfocarse en unos “pocos” procesos o elementos del sistema que ocasionan los “mayores” o la “mayoría” de los problemas de calidad, costo o entrega se consigue maximizar el desempeño global del sistema.

Otro punto a considerar, es evitar en lo posible las soluciones de “ostentosa (y costosa) tecnología de punta” pues en la mayoría de los casos la “mejor opción manual” puede aportar rendimientos comparables a un costo total mucho menor. Como “regla de pulgar”, hay que automatizar solo que que se tenga que automatizar, y no todo lo que se desea. Distinguir entre “must” y “nice-to-have” puede ahorrar mucho dinero.

Resumiendo, la mejora continua no debe suboptimizar otros requerimientos del cliente ni el desempeño global del sistema, descartando las mejoras inviables. Las mejoras viables deben priorizarse para con el fin de maximizar resultados y optimizar recursos. Y antes de hacer inversiones mayúsculas en tecnología deben evaluarse “opciones manuales” (opciones que contemplan métodos manuales, recursos existentes u opciones de baja inversión) procurando el mejor costo total.

Hay mucho que comentar sobre el tema. Lo discutimos en Twitter?

Anuncios

Un comentario en “Mejora continua, cuando es suficiente?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s