Formulación de hipótesis y relacion funcional

[picapp align=”center” wrap=”false” link=”term=Hypothesis&iid=7311779″ src=”http://view3.picapp.com/pictures.photo/image/7311779/diagram-continental/diagram-continental.jpg?size=500&imageId=7311779″ width=”380″ height=”643″ /]

La palabra hipótesis (del lat. hypothĕsis y este del gr. ὑπόθεσις), significa “someter una conclusión”. Denota una aceptación provisional de una afirmación sobre un hecho o fenómeno. Se trata de una formulación que se debe asumir como una teoría provisional que todavía no ha sido contrastada (sometida a prueba), o lo ha sido de forma insuficiente. La hipótesis se deriva de un fenómeno sobre el cual ya se ha investigado, así que el científico especula sobre lo que desconoce, esto significa que las hipótesis tienen algún fundamento determinado por principios o leyes ya comprobadas.

Las hipótesis están formadas por variables, entre las que se deben establecer relaciones de dependencia e independencia, que permitan explicar que un hecho puede suceder por la acción o presencia de otro. Así tenemos la variable independiente, que es aquella que el investigador controla, manipula u observa como factor determinante de los cambios de la otra variable que por definición es la dependiente.

La formulación de hipótesis es muy importante, ya que una investigación puede depender de ella. Sus características son las siguientes:

  1. Las hipótesis deben ser expresiones entre dos o más variables.
  2. Su expresión debe indicar claramente la necesidad de someter a prueba empírica las relaciones entre las variables.
  3. Se deben expresar en forma afirmativa.
  4. Y como respuestas tentativas de solución a los problemas que se plantean.

Por ejemplo, la capacidad de las empresas de generar y retener capital intelectual incrementa su ventaja competitiva. Donde la variable dependiente es la capacidad de generar y retener el capital intelectual, y la variable independiente es el aumento en la ventaja competitiva. La conclusión que se desprende de la hipótesis anterior: la ventaja competitiva de una empresa dada dependerá de su capacidad de generar y retener su capital intelectual. Si te interesa leer un poco mas sobre esta tesis, en la categoría “Administración del Conocimiento” podrás encontrar entradas anteriores donde he escrito al respecto.

Por ultimo, para ilustrar la importancia de someter a prueba empírica la relación funcional entra las variables me gustaría retomar un fragmento de “Modelo Comunidad Segura: Propuesta para combatir la inseguridad”, un texto de los respetados Sociólogo Carlos Garza Falla y Profesora Nelia Tello Peón donde cuestionan el diagnostico, comúnmente aceptado y especialmente esgrimido por los políticos en tiempos electorales, de que el problema de la inseguridad se centra en un sólo factor como causa principal. El texto mencionado habla de “los que se centran en la dinámica de desigualdad económica que se considera inherente el neoliberalismo económico y ven en el combate a la pobreza la pieza central”. Ya en la nota al pie de página, discute el caso de la plataforma electoral del PRD para el D.F. que presentó Andrés Manuel López Obrador en su campaña política para acceder a la jefatura de gobierno, que sostiene la siguiente tesis: “la solución de fondo al problema de la delincuencia pasa por combatir la pobreza que socava la cohesión de la familia e induce a la delincuencia”. Los autores explican que “se trata de una tesis muy discutible sobre todo cuando asocia pobreza y delincuencia, ya que como lo señalan Pedro José Peñaloza y Felipe Espinoza Torres ‘no resiste el menor análisis y confrontación con la realidad al no poder explicar por qué no todos los pobres son delincuentes y, en cambio, por qué se genera la delincuencia entre los estratos económicos altos; o por qué el delito ha aumentado en los países desarrollados en las épocas de mayor prosperidad y mejor seguridad social; o por qué no se establece una relación directa de los índices delincuenciales con los niveles de empleo o por qué en algunos países de América Latina los mayores índices de violencia se encuentran en las ciudades de mayores ingresos’. Cfr. Peñaloza, Pedro José, Espinoza Torres, Felipe, “Los desafíos de la prevención del delito en América Latina”, Este País, México, núm. 116, noviembre de 2000, p. 4.”.

La tesis cuestionada por Garza Falla y Tello Peón es aceptada como un hecho, siendo que no pasa la mas mínima comprobación empírica. Finalmente, los autores insisten en que el problema de la inseguridad debe ser reconocido en su dimensión social.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s