Romper el circulo vicioso de la inequidad de género

[picapp align=”center” wrap=”false” link=”term=gender&iid=294927″ src=”0291/ed1ed220-49d1-41a0-a5a4-63cea0168150.jpg?adImageId=9309820&imageId=294927″ width=”500″ height=”331″ /]

Según la OCDE la equidad de género se define como “el goce equitativo de hombres y mujeres de los bienes socialmente valiosos, de las oportunidades, de los recursos y recompensas. El propósito no es que mujeres
y hombres sean iguales, sino que sus oportunidades en la vida sean y permanezcan iguales”
.

Si bien los países democráticos han hecho esfuerzos importantes para avanzar en conseguir sociedades mas igualitarias, la inequidad entre mujeres y hombres, no solo persiste sino crece, siendo la discriminación por género la forma de exclusión más común a nivel mundial. Esta desigualdad entre géneros provoca que hombres y mujeres no gocen de los mismos derechos socio-económicos y políticos, impactando en las relaciones de poder o de participación en la toma de decisiones.

Siendo la equidad de género un derecho humano, los movimientos promotores de la equidad, se enfocan principalmente al acceso de las mujeres a la salud, a la educación, a la participación política local y a la igualdad en los ingresos. Aunque en los medios se le da especial atención a reducir la brecha de género en la educación o en la representación política, o a problemas específicos como el tráfico de mujeres.

Al promover las participación en igualdad en la toma de decisiones se contribuye a reducir las inequidades subyacentes en todo el sistema, no solo en las estructuras decisionales. Por esa razón es lamentable, la reciente practica de que varias diputadas federales mujeres, llamadas por los medios “Juanitas”, renunciaran a sus curules para cederle el paso a hombres. Haciendo esto, estas diputadas “Juanitas” y las mujeres que representan, no solo renuncian a una silla en San Lázaro, sino también a contribuir con leyes que fomenten una mayor equidad y disminuyan la brecha entre hombres y mujeres.

Las mujeres no solo tienen un acceso más limitado a los recursos económicos sino a los procesos de decisión, sino que los hombres no compartimos equitativamente las tareas asociadas al mantenimiento del hogar y la familia. Por eso cada nuevo matrimonio debe revisar constructivamente la repartición de roles facilitar el acceso y administración de los recursos
y a los procesos de decisión en el ámbito familiar.

Al ser un problema social complejo, cualquier acción sería debe tener un enfoque transversal y multi-disciplinario. ¿Quienes pueden colaborar? En este tema participamos todos, sociedad civil, organizaciones no gubernamentales, gobierno, comisiones de derechos humanos, o cualquier otro actor que tenga algo que aportar.

En una sociedad con una reducida brecha entre hombres y mujeres, se sientan bases solidas para un desarrollo sostenido, una buena gobernabilidad, luchar contra la pobreza, y promover el cambio social. Por lo anterior, es crítico romper el circulo vicioso de la inequidad de género.

Un comentario en “Romper el circulo vicioso de la inequidad de género

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s