Comunicación con tus hijos, eres accesible?

[picapp src=”0245/4566e065-5cb8-47be-bf91-916b06ea5462.jpg?adImageId=7069179&imageId=249407″ width=”500″ height=”332″ /]
Cada vez que escribo algo sobre los problemas de nuestros hijos adolescentes y como ayudarlos pareciera que la solución recurrente es tener una comunicación abierta y franca con ellos. Lo cierto es que muchos padres nos tienen una buena comunicación con sus hijos, y no por falta de ganas. Lo que sucede es que hay algunas actitudes y reacciones nuestras que terminan ahuyentando a nuestros hijos por lo que se resisten a nuestros esfuerzos de comunicarnos con ellos.

Algunas ideas que me han funcionado
En entradas anteriores te he comentado que una de las cosas que en mi familia funcionan muy bien es tener actividades semanales fijas con ellos. Por ejemplo, tenemos programados dos, pero por lo menos un día a la semana nos sentamos con ellos a leer y comentar un pasaje de la Santa Biblia. Con esto logramos fomentar sus habilidades de lectura y comprensión, discutir un tema, conocer sus puntos de vista, y enseñarles la importancia de vivir los principios y valores que les enseñamos. Mi esposa revisa tareas diariamente para asegurarse que están comprendiendo cada asignatura y están siendo responsables con sus asignaciones escolares, y cuando hay temas ‘complicados’ entro a reforzarla. A parte de las actividades de recreación, procuro practicar un deporte o una actividad física con ellos. Con mi hijo el mayor, salimos al parque a practicar baseball, así que entre lanzamiento y lanzamiento mi hijo comienza a contarme sus cosas, y claro, yo a el las mías. Con el resto, salimos a caminar, a que las niñas paseen en bicicleta, a sacar a pasear al perro, para que estando ellos en un ambiente mas informal nos cuenten ‘en confianza’ las cosas que les inquietan o que simplemente quieran compartir con nosotros. Es complicado cumplir con estas sesiones familiares programadas al pie de la letra, pero esforzarnos por hacer de ellas un hábito familiar nos ha dado buenos resultados hasta el momento.

Por qué se retraen los jóvenes de hablar con sus padres?
La respuesta es muy simple: sienten que sus padres traicionan su confianza.

  • Mis padres tienen muchas responsabilidades y siempre están ocupados.
  • Cuando busco consuelo lo que consigo es un regaño.
  • Me dice que escucharán y que no se enojarán pero no es cierto.
  • Mis padres divulgan a sus amigos las intimidades que les cuento.
  • Quiero contarles muchas cosas pero necesito un empujoncito.

Autoexámen

  • Doy la impresión de estar muy ocupado para hablar con mis hijos? Cómo puedo mostrarme mas accesible? Qué hora del día puedo dedicar a hablar con ellos?
  • Cómo reacciono cuando mis hijos me cuentan sus problemas? Incluso si ameritan corrección, puedo retenerme y escucharlos cariñosamente antes de hablar? Aconsejo en vez de regañar?
  • Cómo puedo controlar mi primera reacción si me cuentan algo que me disgusta?
  • He traicionado su confianza ventilando sus asuntos personales íntimos?
  • Por qué no inicio yo las conversaciones con ellos? Cual es el mejor momento para hablar?

Con frecuencia decimos que el tiempo pasa volando. No permitas que pase mas tiempo sin que comunicarte abierta y francamente con tus hijos. Genera el tiempo y los espacios para promover una buena comunicación. Empieza desde que son pequeños, no esperes a que se conviertan en adolescentes. Los tiempos no estan como para darnos el lujo de no comunicarnos con ellos. Vale la pena el esfuerzo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s