Blog del Ing. Linux

El ‘divorcio emocional’

Posted on: 9 enero 2010

En el tiempo de nuestros abuelos era casi inexistente, y hasta causa de discriminación. Ya para nuestros padres avanzó a pasos de gigante. Actualmente, se le podría considerar el “pan nuestro de cada día”. Tan es así, que el divorcio es el tema central para la trama de varias populares comedias de cine y televisión: Un matrimonio se divorcia, la madre se queda con la custodia de los hijos y al tiempo se casa con un viudo o divorciado que también tiene hijos. Al interior de esta ficticia y disfuncional familia se presentan problemas que serán resueltos con humor al final de la historia. Ya en la vida real, el divorcio es un proceso un poco menos gracioso y resulta, mas bien, doloroso.

Muchos se divorcian con la noble intención de “rehacer sus vidas”. Y efectivamente, la vida cambia en lo que tiene que ver con la vivienda, la situación económica, y otros, pero no necesariamente para bien. En el momento en que uno se decide a divorciarse, se está renunciando al control sobre los hijos, el dinero, y la vivienda. Algunos logran ponerse de acuerdo en estas complicadas cuestiones, pero otros no. Finalmente, un juez, un perfecto desconocido, termina decidiendo la frecuencia con la que se verá a los hijos, cuanto dinero les corresponde, quien se queda con la casa, etcétera. Y como si todo esto no fuera lo suficientemente frustrante para los ‘exes’, todavía hay que considerar los efectos del divorcio en los hijos.

A las nobles causas del divorcio se suma la de “dejar de vivir como perros y gatos”. Aquí se presenta otro giro inesperado. Con frecuencia, se tiene que lidiar mas con la intolerable ex-pareja después del divorcio que antes. Con la gran diferencia, que las cuestiones de discusión ahora son mas polémicas pues como ya mencione, tienen que ver, entre otras cosas, con la manutención, la custodia o el derecho de convivencia con los hijos. Al divorcio es aplicable una conocida ley de la física, no ‘destruye’ los problemas con el ex-cónyuge, solo los ‘transforma’. Así que no es raro ver que muchos ‘exes’ sigan dando monumentales y teatrales peleas aun mucho después de haberse divorciado. Les resulta difícil ‘bajarse del ring’, incluso años después de haberse divorciado legalmente. Son incapaces de cortar la invisible liga emocional, por alguna masoquista razón no dan el paso final para finalmente ‘divorciarse emocionalmente’ y acordar un armisticio.

Mientras se logra el acuerdo de paz, los ‘prisioneros de guerra’ son los hijos, con los que inicia una especie de concurso para ubicarse como el ‘padre mas popular’, y se deja de lado el objetivo de educarlos bien. Esta es la mayor de todas las estupideces del divorcio. El único proyecto y vinculo común entre la ex-pareja son los hijos, y es a este al que primero se renuncia. Inculcar valores para la vida se deja de largo y ahora lo más importante para los padres divorciados es ser el ‘papá mas buena onda’. Por la tendencia natural de los jóvenes hacia la autoridad, un “mi papá me deja, ¿por qué tú no?” bien aplicado de vez en cuando, y los esfuerzos para evitar que el hijo se pase ‘al bando enemigo’ dañan seriamente la calidad de la educación de los hijos. Como si esto no bastara, de ‘prisioneros’ se les convierte en la misma ‘artillería’. Se empieza a jugar con la lealtad del niño, a hablar mal del ex-cónyuge, y a usarlos para atacarse y chantajearse. Para terminar de adornar el cuadro, muchos no resisten la tentación de intercambiar papeles y buscan en el hijo apoyo emocional, y se intenta convertir al hijo en confidente. No hay que ser sicólogo para entender que no puede salir nada bueno de estas conductas.

Muchas veces el divorcio tiene poco que ver con el hecho de ‘escoger a la persona adecuada’, y mas relación con que tú seas la persona adecuada. La situación actual de cada matrimonio es el producto de la contribución de dos personas, para bien o para mal. Si tienes problemas en tu matrimonio ve con un consejero matrimonial, con tu guía espiritual o moral, con un amigo maduro de ambos, o lo que consideres necesario hacer; arregla tus problemas (los tuyos no los de tu pareja) y haz todo lo posible por mejorar tu matrimonio. Si no te concentras en ti, y buscas responsabilizar a tu pareja por el fracaso matrimonial, es muy probable que te divorcies de la persona pero no de tu problema, y en futuras relaciones el problema seguirá radicando en ti. ¡No te avergüences de pedir ayuda cuando aun hay tiempo, es mas vergonzoso servir de referencia geográfica: “A un lado de la casa del divorciado”!

Nos leemos en Twitter.

About these ads

2 comentarios hacia "El ‘divorcio emocional’"

he dejado a mi marido,y entrare en el papeleo del divorcio, pero mi pregunta es: tengo una hija del matrimonio. ¿ cuanto le corresponde la manutencio, y cuanto me tendria que dar mensualmente a mi ,ya que yo no trabajo.atentamente ROSA

Estos asuntos varían de estado a estado en la Republica Mexicana. Lo mejor es que consigas asesoría legal por parte de un profesional.

Mi eterno consejo será, no te divorcies. Encontrarás mas info al respecto en este blog.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

RSS Bible Gateway’s Verse of the Day

  • Romans 14:11
    “It is written: “‘As surely as I live,’ says the Lord, ‘every knee will bow before me; every tongue will acknowledge God.’””

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 1.459 seguidores

Categorías

Sigue al Ing. Linux en Twitter!

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

Archivos

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.459 seguidores

%d personas les gusta esto: